domingo, 12 de julio de 2009

Madre hay una sola...

— ¡Ya pues mamá, que están encendidas las velas!
— Espera, espera... ¡Anita María! Llévese los platos a la mesa.
— Mamá... ¡Ven de una vez!
— ¡Ay mijita! Espérate un poco, que tengo las galletitas en el horno.
— ¡Mamá! —mi hermano ya no aguanta más— Son dos minutos, ¡ven!

Por fin sale de la cocina, secándose las manos con un paño. Ana María, la nana, casi se tropieza con ella en la oscuridad del living, iluminado sólo por una velita en forma de signo de interrogación. No sé qué me revienta más los ovarios: el chistecito de la vela, que mi mamá no haya salido de la cocina desde que llegamos, o la típica idiotez que dice la Nacha (mi cuñada) cuando mi mamá por fin apaga la vela:

— Ya, ahora la guardamos para el año que viene.

Risa general más falsa que Judas. Yo sólo sonrío y trato de quedarme cerca de mi prima, tratando de esquivar a Julián.

— Feliz cumpleaños, tía —dice mi ex marido entregándole su regalo.
— ¡Ay, qué amoroso! No tenías por qué...

Por el momento voy a dejar que disfrute, que la pase bien. Pero después voy a conversar seriamente con mi mamá y le voy a prohibir que vuelva a invitar a Julián a cualquier evento familiar... Aunque ya me estoy imaginando la respuesta:

— Pero Ani, es mi cumpleaños y me gusta que vengan todos los que quiero... ¿No estarás celosa de que Julián quiera a su suegra?
— EX suegra, mamá.
— Ay, mijita, pero si todavía están casados...

Afortunadamente, hay suficientes personas con las que puedo conversar sin necesidad de acercarme a él. Los niños se van a jugar a una de las piezas y yo me quedo en el círculo de primos: a la mayoría no los veía en años. A una de ellas, Mariana, la recordaba como una petisa molestosa a la que le gustaba tocar la guitarra y cantarle a todo el mundo: ahora está convertida en una emo de quince años.

— ¿En qué estás, Anaís? —me pregunta uno de mis primos mayores— ¿Tienes hijos ya?
— No —casi agrego “por suerte”.
— Pero las cosas van bien con tu marido...
— Sí, van muy bien: hace más de cuatro años que nos separamos.

Mis primos se quedan atónitos; los que ya lo sabían, le explican al resto las circunstancias. Y Mariana me queda mirando con su único ojo ensombrecido por el maquillaje (el otro está cubierto por su pelo planchado):

— ¡Qué desatinada la tía! ¿Por qué lo invitó?

Quería abrazarla: por fin había alguien que me entendía. Me encogí de hombros.

— Tonteras de madre —respondí—. Creerá que puede hacerme gancho para volver con él...
— A mí me pasó algo parecido —siguió mi prima—: cuando terminé con mi pololo y empecé con mi banda, mi vieja pasaba invitando al pelotudo a tomar once. Al final tuve que echarlo a golpes de baqueta.

Nos reímos de buena gana. Al final, la pasé tan bien conversando de música y pololos con mi prima que ni siquiera me di cuenta cuándo se fue Julián. Lo único que me queda dando vueltas es por qué Mariana, una típica adolescente rebelde, vino al cumpleaños de mi mamá. Mi hipótesis original era que había sido obligada, hasta que me dijo que le había traído de regalo un peluche que ella misma había hecho.

— ¿Te cae bien mi mamá? —le pregunté; Mariana sonrió.
— Cuando mi mamá me prohibió que formara mi banda (me obligó a subir las notas antes), la tía me defendió y me regaló mi primera guitarra eléctrica.
— ¿En serio?

Me quedo mirando a mi mamá: es increíble cómo las personas que uno cree conocer siempre nos terminan sorprendiendo.

Soy la última en irse de la casa. Me quedo ordenando junto a mi mamá. Ella insiste en que me vaya luego, que mañana trabajo y toda la tontera. Cuando por fin me voy a ir, la abrazo fuerte.

— Feliz cumpleaños mamá.
— Gracias, mi amor. Ay, me encantaron las flores que me trajiste... Y los aros, ¡son tan bonitos! Perdona que no te agradeciera antes.
— Está bien.

Siento que en cualquier momento me voy a poner a llorar. Y entonces mi madre remata:

— Bueno, ¿cuándo vuelves con Julián?

15 comentarios:

Michelle dijo...

las madres son muuuuy especiales, a veces nos hacen enojar y otras veces nos sorprenden con cualquier cosa, pero terminan siendo nuestras madres que queremos tanto (en algunos casos muy en el fondo jajajaja)

ahora mismo mi madre me tiene hasta la coronilla con .. no sales hasta que tengas 18 (en 13 dias mas) y ahora me va con que no salgo hasta que me vaya de casa!! asi que me tiene chata con su sindrome del nido vacio .. pero como tu madre, aveces tambien es super buena (me regalo un payaso y dias despues descubri que adentro habia un super 8)

aunque la desubicada que se mando tu madre, eso del ex marido es como ... golpe bajo

chao besos!
seguire leyendo =)

Michelle dijo...

primera vez que soy primera en tu blog, generalmente soy como la decima o mas

Francisca dijo...

Que geniales son las primas! Cuando uno se lleva bien son como una amiga más cercana pero ni tanto como una hermana. Tengo una prima mayor con la que coincidimos harto en gustos literarios y musicales :) siempre es un agrado hablar con ella.
Saludos!!!

Santiago Paz dijo...

Odio que traten de hacer eso de "oye, y pq no vuelven???". Si la cosa ya no resultó, mejor no darle más vueltas al asunto. Además, el resto no tiene ni debe apresurar nada porque todo tiene sus propios procesos y es uno el que tiene que lidiar con ello.


Eso.


Beijos.

Señorita Morfina dijo...

Ese es precisamente el ecanto de todas las madres: tienen una obseción por vernos "felices" que no se dan cuenta de que ya lo somos, con lo poco o mucho que tenemos.

Yo tengo la suerte de que mi mamá siempre me apoya en todo, y porsupuesto, es la primera en decirme: te prohibo que regreses con él.

Es un encanto mi madre! :D

Saludos.

Blanky dijo...

pfff Anaís, no hay nada peor cuando tratan de imponer algo de lo cual no estamos dipuestas a tener, no me parece muy bueno que sigan invitando a Julian, el pasado pasado es y tienes el derecho de rehacer tu vida y cerrar de una vez por todas los ciclos de antaño, la vida da tantas vueltas que ni imaginamos lo que nos espera, lo mejor de las reuniones familiares es que siempre te llevas de una sorpresa jaja
pero bueee madre hay una sola com bien dices y hay q tratar de aceptar tal y como son!
te mando un abrazo fuerte!!!

Blanky.

★Beetlejuice Girl★ dijo...

jajatu mama!!! que personaje anais... te juro que tu familia es tan particular que no me canso de leer =P que locura eso deinvitar a los ex alas reuniones, por suerte aqui somos un poco mas de dialogo, si mi vieja sabe que tal o cual lastimo a su hijita bue, lo condena a muerte.. jeje..en eso me salvo.
Me alegro de que la reunion se te haya alivianado con tu prima..es curioso que a veces uno cree que cuando rompe una relacion ahi termina todo.. no se espera que cuatro años despues aun tenga que seguir explicando..
En fin.. cumpli con el encargo eh?? jaja.. pero fue el mas fracasado de mis post..
pero bue.. cumpli..
besitos
=P

Lágrima Perpetúa dijo...

Increíble tu mamá, cómo se le ocurre invitar a Julián??? ya firmen esos papeles del divorcio para que quede convencida de que es tu EX por completo jiji

Sandra dijo...

jajaja.. Mi mamá adora al Gonza!!!.. Llega a saltar de la mesa si lo ve llegar para atenderlo. Y quiere que sea como ella con mi papá... para mi gusto demasiado servil.
Pero asi son las mamys... Me gusta que lo quiera y siento que ambos se adoptaron luego que él perdira a su madre hace algunos años ya.

Feliz cumple para tu mamy!!!!

Cariños

Sandra

J.Carlos dijo...

Hola Anaís, las madres son una raza aparte, a veces pienso que son de origen extraterrestre; o que al hacerlas el moño el día de la boda, alguna peluquera les traspasó el cerebro con una horquilla; si no, como explicar lo de invitar a tu ex; hombre, tener un odontólogo de yerno debe ser muy goloso, pero a ti te pone en una situación muy violenta; te lo dejó muy claro, espera la reconciliación.
De lo malo, con tu prima rockera salvaste un poco la situación.
Ya sabes, madre sólo hay una, ¡menos mal!; bueno, con sus defectos, todos las queremos mucho, muchas felicidades para ella.
Cuídate mucho, hasta pronto.
Un abrazo

J.Carlos dijo...

¡Por cierto!, ya hice la tarea, me costó, soy un chico muy discreto, pero ya está hecha.

Anaís Sandiego dijo...

Michelle: las madres son casos especiales, me pregunto cómo seré yo porque típico que uno no quiere ser igual que su mamá, pero termina siéndolo... jeje. Si seguimos así vamos a ser de esos blogs donde se pelean por poner “Prriii” cuando alguien es el primero en comentar =P. Saludos.

Francisca: sí, es cierto. Con mis primos más cercanos me pasó algo parecido que con mi hermano: muchos de ellos están casados y con hijos, así que parece que conecto mejor con la juventud =P. Abrazo.

Santiago Paz: muy cierto lo de los procesos propios, aunque uno la esté cagando tiene que hacerlo por su cuenta. Un beso y gracias por volver.

Señorita Morfina: jeje... ¿en serio te dijo eso? Ella sí que está conectada contigo. Es que si fuera por mi madre yo sigo casada con Julián y con hijos. Es un encanto, pero hay que tomarlo en tragos pequeños... jeje.

Blanky: me molesta, es cierto, pero más por la insistencia de mi mamá, porque yo tengo claras las cosas, pasado pisado... jeje. Un abrazo enorme Blanky :)

(¡Perdonen por la demora!)

Anaís Sandiego dijo...

Beetlejuice Girl: es que creo que eso es lo que le pasa a mi mamá, en el fondo para ella yo soy un poco la mala de la película porque yo dejé a Julián (que para ella es como un hijo), entonces en vez de ponerse de parte mía al 100%, como que un pedazo de su corazón le da la razón a él. Paso a ver tu encargo ahora :)

Lágrima Perpetua: ay si, ojalá que eso salga pronto =P

Sandra: ¡gracias Sandra! Se parece un poco a mi mamá, ella era de las que me decían ‘pero mijita, atienda a su marido’ =P, otros tiempos espero.

J. Carlos: jajaja... es una teoría interesante esa de la horquilla, quién sabe de qué están hechas las madres o qué tienen en la cabeza ¿no? Pero mal no lo pasé (salvo que cuando lo vi llegar fue como si me hubieran dado una patada en la guata). Veo ahora mismo tus 7. Un gran abrazo ;)

(Misión cumplida)

Saruki dijo...

JAjaJAJAa.
Fijo que lo invitó para ver que pasaba entre uds.
Que lata que presionen así. Hay que ser fuerte pá aguantar no mas... porque la family es el medio más complejo pero más lindo que existe.

Menos mal que te diste tiempo de compartir con tus primos.. yo no sé pá donde hubiera arrancado... soy ré cuática cuando hay alguien que no es de mi agrado en un lugar :D


Saludos para tí Anais...
:D

Anaís Sandiego dijo...

Saruki: la familia es lo más complejo que hay... y cuando uno se casa pasa a tener 2 más encima =S (algún día les contaré de la familia de mi ex). Saludos.

Publicar un comentario | Feed



 
^

Powered by BloggerEl Diario de Anaís by UsuárioCompulsivo
original Washed Denim by Darren Delaye
Creative Commons License