lunes, 10 de agosto de 2009

La princesa caballero

Después del último numerito de Simón sería fácil para mi echar en un mismo saco a todos los hombres y decir que son todos cortados por la misma tijera: frescos que rehúyen el compromiso. Pero no es lo que pienso.

No me parece que los hombres, como género, le teman al compromiso. No creo que en los genes del cromosoma Y haya un patrón anti-matrimonio o algo así. O por lo menos no más que en las mujeres.

No creo que el hecho de que Simón no se atreva a ponerle un nombre a nuestra relación se deba a lo que tiene entre las piernas. Ni siquiera a lo mejor es un problema de madurez. O quizás no es sólo eso. Mi tesis es que ellos también están buscando a “la elegida”, a la mujer de sus sueños, pero en el intertanto son bastante más flexibles que nosotras.

Suelen decir que las mujeres somos las del instinto y la percepción, pero yo creo que los hombres también los usan al momento de entablar una relación. Ellos, casi desde el primer minuto, saben cómo enfrentar la relación o “para qué da”. Si es una relación “seria” o vas a ser una diversión “mientras tanto”, no hay cómo saberlo. No depende sólo de nosotras, sino también de ellos y el momento por el que estén pasando. En el intertanto que ellos deciden si clasificarnos en una u otra.

Hay una cosa que va a marcar en qué lado de la cancha quedemos: el nivel de interés que mostremos nosotras versus el que tengan ellos.

Puede que esté equivocada, pero me da la impresión de que entre más interés mostremos, tanto peor para nosotras mismas, pues si éste no se condice con el de ellos, corremos el riesgo de que nuestro galán de turno, al sentirse poco menos que acosados, ponga pies en polvorosa.

Quizás se deba a que quieren ser ellos los que tomen la iniciativa, los que descubran a la Cenicienta y se la lleven a su castillo. Quizás no les gusta sentir que su princesa se enfrentó con el dragón y escapó de la torre sin su ayuda.



18 comentarios:

El Vocero dijo...

Ojalá fuera así de matemático esto de las relaciones humanas.
Yo en algunos momentos de mi vida he declaradamente querido huir del compromiso, en otros esperaba tan solo una tímida insinuación para meterme de cabeza y brindarme del todo.
Trato de ser de los que comunican (deformación profesional? ja) en el sentido de poner en común y siempre traté de ser honesto y sincero, sobre todo frente a un espejo.
Por eso digo que personalmente cuanto mayor interés se me muestre, mayor será mi grado de compromiso.
El problema está cuando el otro/a es ambíguos/as. Las sombras y claroscuros son lindos solo en las fotos.

Gracias por tu visita. Me encantó lo que pusiste.

Besote

Mely dijo...

En una parte leí que los hombres tienen un reloj y varias categorías en la cabeza. Por ejemplo, "mina para amistad", "mina para sexo casual", "mina para presentarle a la mamá" y cosas así. Y lo del reloj es simple: según el texto, ellos saben cómo y cuándo finalizar una relación desde los primeros minutos de conversar con una mujer.

Por el modo en que algunos se comportan, pareciera que lo tienen planeado de antemano...

Saludos!

J.Carlos dijo...

Hola Anaís, primero gracias por tus palabras en mi blog.
No sé debe generalizar, pienso que hay hombres que nunca tendrán problema en un compromiso; y otros que no les sujetas ni con unas cadenas.
El como sea cada uno se nota enseguida, más cuando avanza la relación; si realmente le importas a alguien y tiene una intención de que la relación se afiance, no hace falta ni sugerirlo, el ánimo de compromiso es palpable; el hacer planes juntos, el hablar de futuro, el integrarse en tu círculo familiar y de amistades.
Es un tema complicado; un placer visitarte y cuídate mucho.
Un abrazo

Michelle dijo...

yo al igual que tu trato de no generalizar, siempr ehe dicho que no debo, porque yo soy la excepcion en muchos sentidos =)

besos abrazos!

Leslie Miranda dijo...

Yo me comprometo en medida que sienta que el asunto es recíproco. Si veo agua turbia, no. No. Ya pasé por eso y el "mientras tanto" no termina nunca (tal vez en las comedias románticas si, pero a mí nunca me pasó). Un abrazo.

Kuky dijo...

la princesa caballero! que grandee! pues estoy totalmente de acuerdo! podemos matar solitas a los dragones, y si tenemos un príncipe, es porque tropezamos con él y nos gustó, no porque le perseguimos como ovejitas hasta conseguir uno que matara dragones y nos pusiera brillantes en los dedos! así se habla!
sobre el post anterior...ufff...he visto mil casos como esos y a mi tambien alguna vez me pasó, pero al revés: era demasiado "pelolais" para ese lugar. hay demasiado resentimiento y orgullo de clases en este país, y cuando un determinado grupo "se toma" una pega, no aceptan que nadie rompa el molde porque "no es el perfil" puras hueas! sobre todo en un medio, donde es importante un punto de vista distinto. mucho ánimo pa tu amigo, seguro era tremendo aporte en la revista. ellas se lo pierden.

Ela dijo...

a veces generalizamos....

muy muy hermoso
saludos

Francisca dijo...

Es puro miedo y ego acumulado, cuando se ponen a pensar que al estar con alguien poco menos que se les acaba la libertad y la vida. Confunden fidelidad y lealtad con escasez de felicidad. Mal mal
Saludos!!!

una Nadia dijo...

Mmmh...
Mira, no estoy de acuerdo con lo que planteas porque he conocido muuuuuuuuuuuuuuuuchos hombres que no son así. De ninguna de las dos formas que planteas: ni reacios al compromiso ni de los que precatalogan a la gente (mujeres) que conocen en sus vidas.
Claro, también he conocido tipos que huyen porque los llamaste por teléfono a casa para preguntar por su salud, aún cuando lo único que buscas es una amistad... pero para mí esos son de llano estúpidos y le hacen tanto daño a su género como a nosotras nos dañan cierto tipo de féminas que suele ser de común acuerdo odiar.
Y pucha, dentro de ese espíritu lo único que puedo decirte es que ojalá luego encuentres alguien que no sea así, que mire personas en vez de princesas rescatables u olvidables.
Quién diría que los cuentos de hadas nos traerían tantas complicaciones, no?

Saludos!

Blanky dijo...

por suerte (creo yo) me ha tocado conocer gente muy diversa con puntos de vista diferentes y puedo decir que hay hombres y mujeres cortados con la misma tijera, tales para cuales, pero la verdad amiga es que hay hombres que no entiendo, que dan todo por alguien y en el momento de los quibos corren de miedo :s a veces no se que pensar por ello prefiero no pensar y solo difrutar del hombre que tengo a mi lado ;)
pero debo reconocer que tus tesis me hacen pensar :s...
un abrazo!!!!!




gracias por los animos !!!

Anaís Sandiego dijo...

Como ya es tradición dividiré en 2 partes las respuestas para que no me salga un post infinito ;)

El Vocero: gracias por pasar tú por mi espacio, sino no conocería el tuyo que me gustó mucho. Bueno, yo sé que las cosas no son tan matemáticas, y en el fondo es una generalización que toma muchas cosas de mi propia experiencia. Un abrazo.

Mely: ¡¿cierto que sí?! Yo creo que ellos tienen otro tipo de intuición masculina que les sirve para esas cosas. Saludos, Mely.

J. Carlos: es que yo creo que las mujeres nos empeñamos un poco más en ir contra la corriente y le ponemos muchas ganas y corazón, en cambio los hombres notan enseguida como tú dices y no lo fuerzan. ¡Un gran abrazo, J. Carlos!

Michelle: yo creo que todos pensamos que somos la excepción hasta que descubrimos lo contrario. Quizás la individualidad no esté en ser especiales, sino en ser quienes somos no más... ay, me quedó medio enredado, pero abrazos igual :)

Leslie: yo estoy en un “mientras tanto” eterno y te digo que quiero que acabe luego, aunque tenga que yo cortarlo y me duela. Abrazos.

Anaís Sandiego dijo...

Kuky: parece que tú si te acuerdas de la princesa caballero ¿cierto? A mi me encantaba y creo que es una buena actitud para la vida. Y sí, ahí está Óscar dándole con todas sus ganas para encontrar algo mejor. Un gran abrazo, Kuky.

Ela: es que a veces sirve también, pero no es bueno hacerlo en la vida diaria, ni menos ocuparlo para tomar decisiones. Gracias por pasar.

Francisca: muy muy cierto lo que dices Fran, toda la razón. Es como si les costara decidir estar en pareja porque sienten que están perdiendo, cuando debería ser todo lo contrario. Saludos.

Una Nadia: uffff... los cuentos de hada son una complicación. Yo creo que es la experiencia de cada una, quizás has tenido más suerte que yo con los hombres que has conocido ¿no? ¡Saludos!

Blanky: ay, los hombres a veces también son un signo de interrogación, pero es más fácil echarnos siempre la culpa a nosotras y ellos hacerse los facilitos cuando en realidad no lo son. Un abrazo muy muy grande Blanky, que tengas un excelente día :)

Primavera Fugaz dijo...

Yo simplemente creo que con los años, nos creamos escudos, que nos bloquean, que nos hecen dar los pasos cada vez mas lentos. Simplemente por miedo, a volver a caer en lo mismo, y a sufrir.
Muy buena reflexion.
Saludos para vos.

markin dijo...

NO se puede haber generalización e nuestro comportamientos, ya que en ese variedad está nuestra elección, de ahí surgen nuestro sí contigo... y NO, contigo ni a la esquina.

El medio social impide ciertas actitudes, esa que el hombre sea el acosas y la mujer la acosadora. Al hombre querrán llamarle gay, a la mujer MUJERZUELA.


***

Quién se brinda más?

valdría en cierto modo remitirse a que los hombres son marte y las mujeres de venus.

Cuando la pareja se halla, sabrá dar ese sí o no, de modo conciente. Si están preprados,. Lo son, porque confluyen en el tiempo ye spacio. Econtrar ese alguien entre tantos seres, entre tanta posibilidad.

Aunque los muchos, encuentras los parecido y se amoldan, se adaptan.

***

chau.

Guadyx dijo...

Lo resumis todo con excelentes palabras... es asi...
Se han dado vuelta las cosas en cuestión de amores, y habra que ver que secede ahora...
te mando un beso grande, nos seguimos leyendo!

LJ-90 dijo...

Yo creo que dependiendo del grado que muestre la muejr el hombre sabra como comportarse...o por lo menos es así en mi caso.

Puedo estar totalmente listo para algo serio, pero si la chica no muestra nada más que sentimientos ambiguos al respecto no me arriesgo, en cambio si la chica si muestra que quiere algo serio abre la caja de pandora y todo sale bien.

Tienes un blog muy interesante, lo unico que te diría es que no generalizes mucho, a veces la gente da sorpresas. Nos vemos.

¿Te pasas por mi blog? Jajaja...Persona. Ok, ultima vez que hago propaganda de esta forma, pero en serio me gustatu blog.

Nos vemos.

Moni dijo...

Anais bella, estoy de acuerdo con Primavera fugaz sobre lo que dice y sobre los escudos que nos ponemos con los años y que en parte eso hace que nos cueste más abrirnos por miedo a sufrir...
Pero si que es verdad que a veces no se trata de ser hombre o mujer sino de encontrar a la persona adecuada visto desde un lado femenino o masculino, es decir que no se trata de guerra de sexos, sino de hallar al príncipe o princesa de nuestra vida, lo que pasa es que para eso ambos deben querer ser reyes del mismo reino y sino oues ala a seguir buscando y a veces sufriendo en el intento y otras haciendo sufrir hasta dar con el "elegid@".

Haces un buen planteamiento querida amiga... eso denota la inteligencia que siempre se desprende de tus texxtos y que a mi desde luego me transmite tu persona...


Muchos besos gordos!!!!!!!!!!

Anaís Sandiego dijo...

Primavera Fugaz: eso es muy cierto. Nos volvemos desconfiados y mañosos y cada vez nos resulta más difícil entregarnos. Gracias por pasar.

Markin: las generalizaciones siempre son injustas, sin embargo sirven para escribir post... jeje. Por supuesto que en la vida diaria las cosas no son en blanco y negro. Muchas gracias por pasar y por tus palabras, Markin.

Guadyx: qué bueno que te haya gustado Guadyx. Es un poco de experiencia personal pasada por la licuadora de mi cabeza... jeje. Un beso grande para tí también.

LJ-90: jeje, no te preocupes, suelo visitar los blogs que me visitan (aunque no he estado con mucho tiempo últimamente) y gracias a eso he descubierto lugares maravillosos. Nos leemos :)

Moni: gracias por las flores, Moni linda, tú siempre me subes el ánimo :)
Yo sé que las generalizaciones son injustas, pero a veces también sirven. Muy cierto eso que dices que, sobre todo en el mundo que vivimos, nadie quiere dejar su propio reino. Todos queremos seguir siendo los amos y señores y no nos damos cuenta que el amor, muchas veces, se trata de ceder.
Como siempre un abrazo enorme para tí, preciosa.

Publicar un comentario | Feed



 
^

Powered by BloggerEl Diario de Anaís by UsuárioCompulsivo
original Washed Denim by Darren Delaye
Creative Commons License