jueves, 20 de agosto de 2009

Time is money

— ¡Da más energía al condensador Igor!
— Sí, amo.
— ¡Por fin! Mi creación está viva... ¡¡¡VIVA!!!

Me miro al espejo: el pelo revuelto, las ojeras de varios días, el caracho pálido como chirimoya. Me siento como el doctor Frankenstein: mi creación está por fin terminada. Me pasé dos semanas trabajando en ella, aunque por supuesto los últimos días me desvelé afinando los detalles. Se trata de la presentación de una completísima campaña de relaciones públicas y publicidad con la que engancharemos a un “cliente tan importante que podría cambiar para siempre el rumbo de esta empresa”.

A mi jefe le gusta dramatizar. Le hemos escuchado la misma frase un sinfín de veces, y la empresa nunca ha cambiado de rumbo por eso: sigue pagando los mismos sueldos, recorta personal cada vez que puede y llora pobreza a la hora de pagar los aguinaldos.

Pero no importa: se trata de un desafío personal. Demostrarme a mí misma que puedo hacer un excelente trabajo. Escuchar los murmullos de aprobación de los clientes y ver la admiración en la cara de mis compañeros es casi tan maravilloso como tener tres orgasmos seguidos.

Esa mañana llego a la empresa con 45 minutos de anticipación. No he dormido en toda la noche, pero hay pocas cosas que un buen maquillaje y el ánimo en alto no puedan arreglar. La sala de presentaciones está vacía, así es que abro, ordeno las sillas, bajo la pantalla, pruebo el datashow y me aseguro de que todo funcione correctamente. Hasta me doy el tiempo de preparar los cafés para que no queden como agua de calcetín.

De pronto oigo ruido en el pasillo: es mi jefe, conversando con los clientes. Me arreglo la falda y reviso mi peinado en el reflejo de la cafetera: no podría verme mejor. Entonces salgo a recibirlos... Y me encuentro cara a cara con Catalina, mi Némesis.

— Ah, hola Anaís.
— Ho... Hola. ¿Qué haces aquí?
— Voy a hacer la presentación a los clientes.
— ¿Cómo?
— ¡Mi querida Anaís! —mi jefe me ve y me saluda de mano— ¿Conoces al señor Respingado y al señor Caradeasco? —los saludo con mi mejor cara de “soy una profesional que está enterada de todo lo que pasa”— Ellos son los que tomarán la decisión de cuál es la mejor campaña.
— ¿La mejor campaña...?
— Claro, la mejor campaña —mi jefe me mira como si estuviera tratando de decirme que la tierra es redonda—. Y creo que deberíamos empezar con la de Catalina, que ha estado trabajando muy duro estos últimos días. ¿Pasamos, señores?

Antes de que pueda decir “yo he estado trabajando dos semanas” ya están todos adentro, tomando café con galletitas y agradeciéndole a Karina, que acaba de llegar, por tener todo listo y arreglado. Mi Némesis se adueña entonces de la situación y en quince minutos hace una presentación magistral, que deja a los clientes y su equipo evaluador con la boca abierta. Yo misma debo reconocerlo: la campaña es excelente. Al punto que me cuesta creer que mi Némesis haya trabajado con los mismos creativos y diseñadores con los que trabajo yo.

Mi jefe, por supuesto, está feliz con su chiche. Con la sonrisa de oreja a oreja, le pregunta a los clientes si están satisfechos. El señor Respingado y el señor Caradeasco conversan entre ellos en voz baja, sin escuchar siquiera a su equipo evaluador.

— Me parece muy bien, está aprobado —dice Caradeasco—.

Yo miro a mi jefe con cara asesina: él parece leerme la mente.

— Pero... ¿no quieren ver la segunda presentación...?
— No me parece necesario —dice Respingado—. Además, mientras menos tardemos en esto, mejor. Time is money. Ja ja ja.

Mientras yo intento recoger mis pedazos del suelo escondida tras una risa más falsa que la cara de Michael Jackson, puedo ver que mi Némesis, con su tranquilidad de siempre, pregunta si puede retirarse, porque tiene mucho trabajo que hacer.

Qué deseos tengo de mandarle al monstruo de Frankenstein para que la ahorque durante su sueño.

21 comentarios:

San.. dijo...

Que rabia mas grande!!!
Que impotencia!!!

Parece que es cosa del rubro.. me pase dias trabajando en un "proyecto".. me revente las neuronas y el "gen" creativo..

Para que? para que me dijeran que mejor nos quedabamos con algo mas "basico"... para no hacer pensar a la gente...

QUE RESPUESTA ES ESA????

Naaa.. así no dan ganas de crear nada...

=(

Este mundo no es para nosotras.. vamonos a Venus?

Un abrazo!

una Nadia dijo...

Es que a tu jefe yo lo mato.
El problema acá no es Catalina, ella no tiene la culpa. ES TU JEFE EL QUE TENIA QUE AVISARTE.
Ah. Lo detesto.
Y la muy no te da ni las gracias por tenerle todo preparado?
Si no fueran los tiempos que son te diría que los mandes con Señor Respingado y todo a la punta del cerro.
O podríamos hacerlo parecer un accidente...

Consejo: sal a almorzar lejos de la oficina para airearte un rato.

Saludos!

chochudisima dijo...

:O
se me fue la boca al suelo

que raaaabiaaaaaa mas grande
eso de trabajar horas, dias, semanas y que no lo noten es horrible.


saludos :)

Blanky dijo...

:@
y mas...:@:@:@:@


q rabia Anaís e impotencia que esos viejujos solo ven esas cosas y no es esfuerzo maldita sea todos esos prototipos de "trabajdores ejemplares" sin saber que en otros asientos puede haber gente mejor pero ni siquiera los muy boludos le dan el espacio para surgir!!!!!
me da rabia muchisima rabia!!

en que piso estas de tu trabajo...
dile a nemesis que se asome y mandale un leve empujocito... jjo
broma!!! pero con rabia...

Anaís Sandiego dijo...

San: es cierto, siempre se corta por lo más fácil, lo más rápido... a nadie le interesa que las cosas salgan mejor si pueden salir no más... ¡qué rabia tengo! Vámonos a Venus, a Júpiter, donde sea.

Una Nadia: yo lo quiero ver muerto, creéme... y me da tanta rabia que después te hagan caritas. Está bien, me embarró, pero al menos que asuma el papel del malo de la película y no me mire como la 'pobrecita'.
Sí, creo que me hace falta aire.

Chochudísima: lamentablemente pasa. No es la primera vez que me pasa eso de que no valoren mi trabajo, pero sí la peor, lejos.

Blanky: me divierto imaginándolo... jeje. Al menos imaginarme a mi jefe y Némesis ardiendo en el infierno o cayendo del 80º piso me alegra un poco.

Gracias por el apoyo... lo necesito hoy.

Kuky dijo...

Agggggggggggghhh qué rabia!!!!!!
Desahóguese en privado, por supuesto, y luego respire hondo. No entraré a carbonear más, porque imagino la rabia.
Eso de la Némesis es medio peligroso, muucha paciencia.
Besos!

SRTA TEMPLARIA dijo...

Yo la hubiese ahorcado sin duda!!!

Saludos querida Anaís!!

Tu apellido me recuerda a unos monitos que veía cuando era chica...

"Dónde en el mundo está Carmen San Diego??"


Besos
PAU

Polin dijo...

Lo mato a él y luego a ella, pero seamos razonables eso es imposible...ahora lo que si yo hablaría con él, te está pasando a llevar mal y eso no se hace...si estás compitiendo con alguien que te lo diga, no me aparezca ELLA así de la nada!!

Viorikilla dijo...

Pues mal, mal, mal...
Mínimo, por respeto a tu trabajo y tiempo deberían haber visto tu presentación; mal que mal ERAS TÚ la que estaba programada para dicha reunión. Que hayan puesto a última hora a tu Némesis no es tu problema.

Ahí el problema es que tu jefe está TAAAN encandilado con la srta. némesis que no le importa pasar a llevar a nadie más ni hacerle perder tiempo y esfuerzo...

¿no será que se come a Némesis??? ajajaj

El Vocero dijo...

Ay Anais....es bien jodido el mundo de la publicidad....que rabia que da eso.
Ya tendrás tu revancha jeje

Te espero...besitos

Mely dijo...

Aunque no me ha tocado hacer presentaciones, entiendo la impotencia y rabia que sientes. A veces, dan ganas de tomar un arma y ponerse a disparar como en las películas.

Y le encuentro razón a Nadia, harto mala onda tu jefe. En serio, pídele que, para la próxima, te avise si vas a competir con otras personas o, por último, que te deje ir primero!! Tú también tienes tanto o más trabajo que hacer como Catalina, que no se le olvide al muy sacopelota.

Saludos!!

P.S: Habría dicho unos cuantos garabatos merecidos a todos esos idiotas, pero sólo pondré las iniciales: HDPCSMPQHDLGP y PW xD

Elías ... dijo...

todo un gran esfuerzo al tacho de la basura!!!!............q tremenda lata......es como para sacarle la c...pero...a quien? a tu jefe? a tu nemesis? a los "clients"?

J.Carlos dijo...

Hola Anaís, lo siento en el alma que te haya ocurrido eso, con todo el trabajo y esfuerzo que has puesto en ese proyecto, para que llegue Doña perfecta y te lo levante.
Pienso que parte del problema es la predilección de tu jefe por tu "némesis", hagas lo que hagas, el siempre atenderá primero lo que haga ella.
Ánimo, ya llegará tu oportunidad, no siempre esa pedorra se va a salir con la suya.
Mandalé también al "sacamantecas", que por aquí da mucho miedo.
Muchos ánimos; lo repito, vales mucho, mucho, mucho...
Un fuerte abrazo

PD. No tiene importancia ahora, ya publique las cinco cosas que adoro.

Blanky dijo...

hoy como estas????'
animo Anais..!!

Anaís Sandiego dijo...

Kuky: anoche aproveché de desahogarme un poquito. Hoy hago San Viernes y termino.

Srta. Templaria: yo todavía lo pienso... ¡qué rabia!
Jeje... es verdad, creo que había un juego también. Saludos.

Polin: lamentablemente no es la primera vez que me pasa algo así. Pero ¿a quién no le ha pasado que lo pasen a llevar en la pega porque saben que no vas a renunciar? Es horrible, sin duda. Saludos.

Viorikilla: jajaja... ahí sí que sería una gran historia: ella con su marido perfecto, engañándolo con un jefe gordo y sudoroso. Me daría pena su marido.

El Vocero: yo también espero mi desquite. Gracias por los ánimos.

Anaís Sandiego dijo...

Mely: jajaja... yo creo que todos esos garabatos o más son los que he estado murmurando desde ayer.

Elías: yo creo que como varios han dicho es mi jefe el jetón. Némesis sólo canaliza mejor mi rabia.

J. Carlos: mil gracias por los ánimos, un poco de descargas y abrazos virtuales me han hecho bien, aunque no puedo mentir: sigo rumiando mi pena. Pero ya acabará. Abrazos.

Blanky: mejor, ahora pensaba escribir algo de eso. Gracias por la preocupación, besitos.

Francisca dijo...

Guácale!!! deben ser muy despreciable esos viejos. El trabajo es un calvario, sobre todo cuando uno se saca la madre y ni se dan cuenta...
Saludos!

Anaís Sandiego dijo...

Francisca: así es... dan ganas de no ir trabajar nunca más, pero hay que hacerlo. Saludos.

Faby dijo...

que rabia wn... igual algo raro hay con todo, tu jefe deberia haberte avisado que habia otra persona trabajando en el proyecto...

Igual algo raro hay... mmmm

Guadyx dijo...

Se me paro el cuore por un momento de la bronca mientras iba llegando al final del post!!! me quede helada, pero no es que no pueda creerlo, son ESTOS los tiempos que nos toca vivir, tiempos de competencia y falta de aprecio real por el trabajo y el esfurzo (de parte de la patronal, por supuesto)
Supimos de tu trabajo y tu dedicacion estos dias porque lo comentaste... Coincido enteramente con J.Carlos: vales muuuucho!!
Un gran gran gran abrazotototote!!
Ojala sirva...confio en que si!

Anaís Sandiego dijo...

Faby: sí, efectivamente debería haberme avisado. Asumo que quería que las 2 compitiéramos creyendo que estábamos solas. Saludos.

Guadyx: así es, estos tiempos no valora mucho el trabajo y el esfuerzo personal. Es una pena. Gracias por tu apoyo, Guadyx.

Publicar un comentario | Feed



 
^

Powered by BloggerEl Diario de Anaís by UsuárioCompulsivo
original Washed Denim by Darren Delaye
Creative Commons License