lunes, 3 de agosto de 2009

Sobre infidelidades, mentiras y egoísmo

Tengo una seria complicación con el tema de la infidelidad. Hace once años, cuando estaba en el colegio, yo creía que ser infiel era lo peor que podía llegar a hacer alguien a su pareja: un acto tan terrible que sería imposible de ocultar; una traición tan tremenda que sería imposible volver a mirar a la pareja a los ojos; una herida tan atroz que jamás podría sanar...

Y luego de esto fui infiel. No una, sino muchas veces. No es algo de lo que me sienta orgullosa, pero tampoco me arrepiento ni siento que le debo disculpas a nadie. Julián, que era mi novio de ese entonces, nunca se enteró, y a estas alturas no creo que sea necesario que se entere.

Durante mucho tiempo le eché la culpa a él: a él se le metió en la cabeza la idea de que no podíamos acostarnos hasta casarnos y cuando entré a la universidad y probé de la manzana prohibida, me gustó. Al comienzo tuve mis dudas, por supuesto, y me sentía pésimo cada vez que me acostaba con Juan Luis. Luego terminé con él y traté de volver a serle fiel a Julián, pero me costaba mucho más. Traté de insinuarme, de sugerirle con mi ropa y con sutilezas que tenía ganas de hacerle el amor —porque en realidad llegué a amarlo—, pero él nunca se dio por enterado.

Incluso cuando llegué a preguntárselo directamente, Julián me dijo que debíamos ser pacientes, “que sólo nos faltaban unos años para recibirnos y entonces podríamos casarnos y hacerlo todo lo que quisiéramos”. Yo lo amaba y no quería dañarlo... Pero tampoco podía negar que necesitaba el elíxir del sexo... Es exquisito, embriagante. De hecho, cuando finalmente lo hicimos con Julián, me sentí plena, porque por primera vez sentía que estaba haciendo el amor, y eso me encantó, incluso si Julián era un torpe y yo tuve que hacerme la bebita virgen e inexperta.

Cuando me casé con él, nunca más le fui infiel. De hecho, desde entonces no he vuelto a jugarle sucio a ninguna de mis parejas. Ahora, si no me siento a gusto con alguien o me doy cuenta la relación no está funcionando, trato de enfrentar directamente el problema.

¿Volvería a ser infiel? No lo sé. No puedo decir que “he aprendido la lección”, porque todavía no sé de qué se trataba la lección o cuál es la moraleja. Lo poco que he podido sacar en limpio me lo explicó Óscar con peritas y manzanas: el ser humano es débil y se impone metas casi divinas. No está mal equivocarse, me dijo, lo que está mal es no tomar las precauciones necesarias para que esas equivocaciones no pasen a mayores.

Óscar se refería a mi actitud de pendeja de no usar condones ni pastillas para “forzarme a ser fiel”. Pasé más de algún susto, y hasta hoy no sé por qué santo de esos en los que no creo no quedé embarazada ni me pesqué nada más grave que algún honguito loco.

Otra cosa que me hizo entender Óscar es que, si realmente amaba a Julián y quería casarme con él, no valía la pena contarle todo lo que había hecho. “Eso sería egoísmo”, me dijo, “eso sirve para aliviar la conciencia, pero lo único que harías con eso es que Julián te patearía, porque nunca podría entenderte. La mayor parte de la gente no quiere que le digan la verdad: está pidiendo a gritos que le mientan, que le hagan creer que existen las personas buenas, fieles, correctas y perfectas. En el fondo, todos saben que eso es mentira: que todo acto de bondad tiene algo de maldad y todo acto malévolo tiene algo de bondadoso. Pero somos humanos: nos cuesta ver el mundo en colores”.

20 comentarios:

webero dijo...

mmm, al margen del tema central,, no se como hizo Julian para resistir tus tentaciones jaja,,,

esperar tanto? yo no podria,,,

alli si soy bieen debil jaja,,,

justo mi ultimo post tambien es sobre infideldiad, pero visto desde la amante,, desd e la otra,,,

q coienes bien la semana,,,

saludos,,,

Mely dijo...

Fuuuuuuck, lo último me dejó marcando ocupado. Qué raro eso del bien malévolo y el mal bondadoso. Lo pensaré =)

En realidad, siempre he pensado de la infidelidad lo mismo que pensabas tú de ella en el colegio. Y difiero de lo del egoísmo, aunque me parece completamente válido. Es que claro, decir la verdad puede hacer sufrir, pero si el gorreado/a se entera por otros, puede sufrir porque no se lo dijo la pareja. En ambos casos, dolor habrá igual.

Bueno, eso, saludos =D

Francisca dijo...

Creo que la verdad siempre va a ganar y ser lo mejor, aunque esta resulte ser dolorosa ...
Y aunque suene de mojigata, no concibo (para mí) el sexo sin amor...
Saludos!!!

::AdA_MaDriNa:: dijo...

nunca digamos de esa agua no beberé, porque al fin somos humanos.

sí se tomó la desición de no ser mas infiel y seguir con tu pareja, creo que seria mejor "no ser egoista" pero asumiendo la responsabilidad de no tomar esto como un hábito respaldandosé en "no hacer sufrir al otro". si no como una equivocación.

pero la realidad es que todos somos conscientes de lo que hacemos y decidimos así que tenemos la obligación de aceptar las concecuncia también.

muy buen post Anaís por aquí ando visitandote.

saludos.

Michelle dijo...

Que esta bien y que esta mal, es dificil de decidir y uno no puede juzgar a la gente sin conocer toda la historia y creeme que te comprendo, osea yo soy de la idea que la infedelidad no va ni con migo, y aun soy una cabra chica y quiero tener relaciones sexuales cuando me sienta en realidad enamorada, nada que de por calentura, no importa estar casado o no, pero si enamorada (es mi version de la biblia, ok? jajaja)
Si bien no sabría que hubiese hecho en tu situación... es algo complicado y creo que ya no vale la pena arrepentirse, ni sentirse culpable.
Eso si, eso de no usar protección, pastillas, condón, encuentrpo que fue super irresponsable, no creo que me hagas cambiar de opinión respecto a eso =)

besos!

Honeyinyourcoffe.- dijo...

creo nunca seria infiel, o al menos es lo que me reafirmo ahora. Nunca he sido infiel con las parejas que he tenido, amdito las otras eran de cabra chica (aunque tp soy muy grande), pero al menos nunca he caido en esa tentación.
El tema del sexo es aparte, creo somos humanos y ese tipo de tentación es natural. El tuvo gran valor para soportar quizás. Yo por mi parte creo lo hice estando bien enamorada y no me arrepiento, aunque quizás esa persona por motivos no este conmigo en estos momentos.

La cosa es poder ser fuertes y resistirse, la infidelidad también puede ser señal para que nos preguntemos ¿Qué es lo que esta pasando?.

Saludos.

una Nadia dijo...

Me dejaste plops. Para mí el tema de la infidelidad es tajante, es algo que no soporto y punto; pero me parece que de todo hay en esta vida y que si es lo que te tocó pasar, está bien, mientras tengas ese nivel de conciencia con el que hablas.
Porque harto de culpa tuvo Julián, a decir verdad.

Saludos, me encantó leerte.

Guadyx dijo...

Al leer tu post recordé el tema de Sabina "Mentiras Piadosas", como tantos otros, a veces se me da por pensar que lo escribió para mi.
Si en un punto decís "jugar sucio", creo que por ahi va tu concepto de la infidelidad, que para mi no es otra cosa que traicionar con cuerpo y mente. No soy una carmelita, pero realmente creo que cuando hay amor no habrá infidelidad, salvo próposito de lastimarse uno mismo...
La infidelidad, surge del desamor, esa es mi opinion y también creo que a partir de un momento de la vida, por experiencia, análisis, edad, o lo que sea, una/o comienza a ver las cosas con otros cristales. Por lo cuál me quedaré pensando en las palabras de Óscar...
Un beso enorme, aqui volví....

Leslie Miranda dijo...

Bueno... no voy a lanzar la primera piedra. Cuando una relación no marcha bien es muy posible que uno de los dos mire pal lado, como en tu caso (bien particular oye que querí que te diga) si el tipo no quería nada hasta casarse (!!!)y tu si, bueno, difícil respetar una decisión así. Pero no justifico la infidelidad, creo que pasa mucho por un tema de inmadurez, de no saber enfrentar las cosas como son. Además que nade se merece que le sean infiel (bueno tal vez sí) porque yo también he estado del otro lado de la balanza y es lo peor que te engañen, lo peor. Personalmente, ya no estoy ni ahi con andar con patrañas y jueguitos raros.

Un abrazo.

Anaís Sandiego dijo...

Voy con las respuestas por partes. Otra vez disculpen la demora.

Webero: yo tampoco sé cómo aguantaba. Bueno, en otra ocasión contaré cómo logré romper su cerco... jeje. Un abrazo.

Mely: en realidad debería explicar mejor la postura de Óscar, lo haré en otro post, pero él se refiere a esas infidelidades del tipo ‘touch and go’, no a relaciones paralelas. Y lo del mal benévolo y el bien malévolo yo creo que está al nivel de las intenciones. Un beso.

Francisca: bueno, yo creo que eso es algo muy personal. Para mí si es concebible, pero tampoco es algo fácil porque las mujeres tendemos a enrrollarnos bastante. Un abrazo.

::AdA_MaDriNa:: exactamente. Concuerdo contigo, creo que entendiste el sentido del post. Gracias por pasar y un gran saludo.

Michelle: yo también considero que fui una irresponsable y eso sí que no me lo perdono, no te preocupes, tienes todo el derecho a decirme que fui una tontorrona.
Me gusta tu postura, creo que en la vida es mejor ver el caso a caso y no juzgar ni ser tan radicales de buenas a primeras. Un abrazo.

Honeyinyourcoffee: es cierto, son ámbitos distintos, pero creo que las mujeres siempre tendemos a unirlos. Personalmente creo que es mejor que vayan juntos, pero que si van por separado hay que ser responsables y justos con la pareja. Me ha gustado mucho tu comentario. Saludos.

Anaís Sandiego dijo...

Una Nadia: yo he aprendido a no ser tan tajante. Tampoco me gusta relativizar todo, es lo que yo llamo el ‘caso a caso’. Uno tiene que analizar el caso y no sólo el nombre de la situación por decirlo así. Y sí, también Julián y ambos como pareja fuimos responsables. Saludos.

Guadyx: la verdad es que en este caso no surgió del desamor, sino del deseo y de la oportunidad de satisfacerlo. Amé a Julián y por algo luego me casé con él (más allá que después haya fracasado). Pero intenté resistirme y no pude... y en algún punto no quise tampoco. Es complicado, debo decir que no es un tema que tenga 100% solucionado en mi vida. Gracias por leerme, besos.

Leslie: yo creo que no va por el tema de merecer ni de desamor como le decía a Guadyx. Inmadurex sí. Pero no tanto por ser infiel, como por no haber enfrentado a Julián de la manera que el tema lo ameritaba. Yo era bien mojigata también en esa época y me daba vergüenza plantearle el tema, y las veces que lo hice, lo traté de suavizar al máximo. Saludos y gracias por pasar.

Saludos y besos a tod@s los que me leen.

San.. dijo...

Mmm.. me identifico tanto tu post... despues de años y años en colegio de monjas.. al principio sentia el sexo casi como pecado capital y la infidelidad como OH PERRA MALDITA PAGARAS POR TUS PECADOS!!... no podia ni concentrarme.. sentia que se abria el suelo y que el cachuo venia por mi!!! a ese nivel.. en serio...

Cuando le agarre el gustito.. y pude controlar la imagen del cachuo agarrandome de las patas.. pues me fui pal otro lao.. con cuatica!

Creo que es etapa superada.. ahora me siento completamente feliz con mi pareja.. hacer el amor es muy diferente a solo tener sexo..

=)

Un abrazo!!

Alicia La-Monógama-en-Serie dijo...

Wow, Anais, te luciste con esta entrada! Toca un tema muy sensible para muchas y de un modo muy realista. Yo tambien una vez le fui infiel a un novio, aunque aun no llego a contar esa historia en el blog (voy cronologicamente). Y tampoo le dije porque pense algo similar, supuse que me perdonaria pero lo heriria, y solo lograria yo dormir mas tranquila, pero le haria mucho daño a el. No se si fue la mejor decision, pero fue la que tome. No me siento, despues de eso, con derecho a juzgar a nadie. Tuve circunstancias dificiles que me llevaron a esa infidelidad, pero debi manejarlas mejor. Ahora se que no estoy libre de pecado, y no pienso tirar ninguna piedra.

Sin embargo, creo que hay mentiras que, para bien o para mal, que si se descubren, y que la confianza una vez rota es muy dificil restaurarla, y que debemos hacer todo lo posible por no hacer lo que no querriamos que nos hicieran a nosotras.

Saludos! Te sigo leyendo, como siempre (aunque estuve algo desaparecida).

J.Carlos dijo...

Hola Anaís, desde mi retiro y valiéndome de la tecnología punta, un ordenador que funciona a monedas; planteas un tema complicado, yo nunca he sido infiel, ni creo que lo sea; creo que es mejor dar por terminada, que andar con esa doble vida.
Pero tu caso con Julián, ¡tela marinera!, su comportamiento sirve de eximente a tu infidelidad; un poco antiguo el mozo que te buscaste.
Cuídate mucho, hasta pronto.
Un abrazo

Anaís Sandiego dijo...

San: te enitendo, creo que hemos vivido y sentido cosas similares. Yo creo que a veces hay que irse a los extremos para encontrar el justo medio. Al menos yo creo que lo encontré. ¡Abrazos!

Alicia: ¡gracias por el halago! Lo que dices es muy cierto, la confianza es uno de los pilares fundamentales de la pareja y romperla es como romper la relación. Qué bueno que volviste ;)

J. Carlos: la verdad no creo que sirva de eximente, pero al menos sirve para entender mi situación. Gracias por pasar y que descanses en tu retiro. Abrazos :)

Blanky dijo...

que sabio es Oscar :)
no estoy de acuerdo ni es desacuerdo con las infidelidades, la verdad es que hay gente buena que sufre y gente no tan buena que no lo pasa tan mal hasta cierto punto..., pero una relacion es de dos, por ende si algo anda mal.. no es la culpa netamente de una de las partes!!... pero es dificil decir yo nunca... o yo esto o yo aquello, porq en las situaciones se ve la cobardia/valentia de nuestra parte!!!
Un abrazo y otro para Oscar :)
nos leemos...

Anaís Sandiego dijo...

Blanky: es cierto, es lo que decía del "caso a caso". Además, como tú bien dices, en la pareja son 2 y las resposabilidades son compartidas, aunque admito que en este caso yo tuve más del 50% de responsabilidad. Un abrazo.

El Vocero dijo...

No suelo alhagar pero me gustó mucho. Desde mi punto de vista la infidelidad se produce para llenar vacíos, algo así como ir de compras un día gris con lluvía y deprimidos. Yo también fui muy infiel y tantas otras veces fui fiel. Finalmente llegué a la conclusión cliché: si estás realmente bien con alguien ni te das cuenta de quién pasa por tu costado.
El tema es estar bien con alguien...(y al mismo tiempo consigo mismo). Esa alineación de astros, sí que es difícil.

Besos

nadasepierde dijo...

Yo parto de la base de que no le hagas a otro lo que no queres que te hagan a vos...
pero, cuando pasa, es porque relamente la relación no da, es un aviso de que algo anda muy mal. Sino ni siquiera miramos al costado.
un beso

Anaís Sandiego dijo...

El Vocero: yo quiero que esa alineación de astros me toque a mí, pero hasta el momento como que andan cada uno por su lado. Muchas gracias por tus halagos, se agradece mucho cuando son sinceros. Saludos.

Nadasepierde: yo también creo que esa es la base universal desde la que deberíamos partir. Pero también creo que si realmente todos lo hiciéramos el mundo sería un lugar distinto y mejor. Saludos.

Publicar un comentario | Feed



 
^

Powered by BloggerEl Diario de Anaís by UsuárioCompulsivo
original Washed Denim by Darren Delaye
Creative Commons License