jueves, 14 de mayo de 2009

El origen de todo

Tengo 28 años y soy separada. Lo dije y qué, como diría cierto personajillo de la TV. Tengo 28, soy profesional y tengo un buen trabajo, sin embargo no he logrado equilibrar esa vida profesional exitosa con una vida emocional exitosa.

Me separé hace casi 5 años y desde entonces es como si hubiese tirado todos los contrapesos por la borda. Emocionalmente hablando claro, porque mientras eso que llaman corazón se debate entre hacerse monja o hacerse el harakiri, la Anaís profesional se pasea con su blusa provocativa, su falda ajustada y sus zapatos de taco, por oficinas alfombradas y gerencias varias.

No, yo no soy la femme fatal, aquel típico personaje de serie nocturna enfundada en un trajecillo chanel, seductora y comehombres. ¡Ojalá los hombres me llovieran así! En cambio, suelo relacionarme con puros pasteles.

Tampoco respondo al estereotipo de la mina de familia que busca desesperadamente casarse. Debe ser porque ya estuve casada. Aunque mi ex parece que todavía no se da cuenta que hay que conjugar el verbo en pasado. A veces me trata como si todo siguiera igual que antes, como si siguiera siendo “su chica”, aquella niña ilusa de segundo medio que se enamoró perdidamente del churrazo del colegio.

No, claramente hace tiempo que dejé de serlo. Aunque no sé exactamente cuándo… quizás fue cuando entré a la universidad y supe que hasta entonces había estado viviendo en una burbuja donde todo era brillante y rosado. En la universidad descubrí que esa niñita bien podía convertirse en la perra más sucia… y me gustó.

Lo tomé como parte de un crecimiento traumático, de una rebeldía pasajera. Y volví con Julián, nos casamos y jugamos a que yo era Barbie y el Ken y teníamos una vida soñada. Éramos jóvenes y pronto seríamos profesionales. Nos amábamos, sí. Yo lo amaba y realmente pensé que a su lado sería feliz.

Debería haber escuchado a mi abuela Irma. Ella pensaba que, en efecto, Julián era un buen chico y que ése era su mayor problema. “Mijita”, me decía cuando yo recién llevaba un par de meses como su polola y gritaba a los 4 vientos que me quería casar con él, “mijita, Juliancito es un amor, pero se nota a la legua que jamás le ha visto el ojo a la papa. Usted es joven, necesita vivir la vida y no jugar al papá y la mamá con ese mocoso metido en el cuerpo de un hombre”.

Sabia como siempre, vio mucho antes que yo el gran defecto de Julián: su dulzura empalagosa, su carácter de Peter Pan no asumido y su cartuchez crónica. A mí, en cambio, me costó 6 años de mi vida darme cuenta y otros 2 asumirlo.

No me importa tanto equivocarme como no volver a tropezarme con la misma piedra. Ya una vez intenté que todo fuera perfecto y me di cuenta que no se podía. Ahora no me interesa tener una vida perfecta, sino una con la que yo me sienta feliz.

26 comentarios:

fantasmagorico dijo...

yo creo que ese es el mejor estado social en el que cualquiera puede estar.
aunque no creo que dures demasiado asi...

Blood dijo...

He visto demasiadas historias similares estos últimos meses. De hecho pasé por una similar hace algunos meses atrás, pero ya decanté. Suerte con tu blog, y cuidate de la sobreexposición.

Saludos sangrientos

Blood

Blanky dijo...

Ante que todo mcuhas gracias por visitar mi blog. He visto el tuy y me ha parecido muy interesante, me gustaría siguieras con tu historia (vida) creo que todos nos armamos de valor en escribir y publicar algo que tenemos guardado y con ansias deseamos expresar aunque sea frente a un monitor.
Dificil siytuación, haber vivido en una burbujo que ocultaba hasta tu felicidad, no se si hay "perfección" en temas de pareja, en algun hombre ideal , pero cuando es TU hombre simplemente es perfecto para ti. Hay que vivir la vida como venga, ya sea dolor, alegria, felicidad... y no tratar de vivir n una constante que no hace mas que ahogarnos.
Un abrazo enorme, visita mi blog cuando quieras...
y sigue escribiendo.

Anónimo dijo...

Pronto todo ese dolor de tus letras habrá pasado a otro estado... Suerte en tu vida..

Anaís Sandiego dijo...

fantasmagorico: la verdad, yo tampoco, pero pondré todo mi esfuerzo para que dure lo más posible. Gracias por pasar.

Blood: supongo que será porque muchas mujeres (sobre todo de mi edad), pasamos por situaciones similares. De todas maneras gracias por visitar este espacio.

Blanky: es cierto lo que tú dices. Muchas veces por buscar "el ideal", pasamos por alto "nuestro ideal". Espero esta vez, si verlo bien. Bienvenida y nos estamos leyendo :)

Anónimo: gracias por los ánimos. Y yo también espero que pase... jeje

Gracias a todos los que me han visitado en estas últimas horas. Saludos a ustedes.

Karenvon dijo...

Yo creo que lo mejor es que te diste cuenta que esas vidas perfectas tipo barbie y ken no existen... y bueno sobre no hacerle caso a tu abuela eso es típico uno nunca hace caso cuando le dicen algo así y creo que es sabio porque debemos golpearnos para darnos cuenta de la verdad, si escaparamos antes nunca sabríamos si fue cobardía o no, si realmente iba a ser tan malo como los demás suponían, etc... creo que en ese sentido uno debe pegarse el costalazo no más para darse cuenta y si no nos lo pegamos no maduramos... así que bien por ti que te lo pegaste, que lo viviste y te diste cuenta...es todo un proceso y te aseguro que tu nueva elección será mejor...porque algo te ha de haber dejado la experiencia...


Un abrazo

Ipnauj dijo...

En la feria de diversiones me gusta más dejarme caer en el tobogán que dar vueltas en el carrusel.

Un gran saludo.

Moni dijo...

Anaís, me encanta cómo describís tu vida, me parece que has hecho un resumen perfecto para que entendamos en qué punto estás.
Sabes me reflejas que tienes las cosas muy claras, que ves cómo y por dónde hay que tomar nuevos rumbos y aunque sepas que cuesta, que el camino a veces va a ser complicado, tu fortaleza interna se lee, se demuestra en tus palabras...

Vamos a empezar a reescribir nuestro cuento y como dices a ser felices..

Muchos besos linda.

Claudia Canifru dijo...

¡Chuta que te casaste joven!

Gracias por la visita, pero te cuento que el blog "mipcrosado" es una columna que tengo y que todos los lunes se actualiza. Mi blog se llama "Crónicas Chuchetas".

Saludos.

Señorita Morfina dijo...

Ahorita que iba leyendo tu post me sentí en parte identificada. Acabo de terminar una relación de casi 4 años, y la verdad es que me sentía como tú: bien feliz con todo, con él y blah... pero nunca me pregunté qué sentía él realmente, igual que tú vivía en mi burbuja. Como sea, también nosotros teniamos planes de boda, planes que por supuesto no se lograron y ahora me siento bien muy a pesar de todo, porque creo que no estaba 100% lista para jugar al papá y a la mamá.

Saludos;

Señorita Morfina dijo...

Por cierto, no será mucha molestia pedir que quitaras la verificación de palabra? Digo, es una opción (:

Sandra dijo...

Muchas gracias por pasearte por mi espacio. Veo que eres nueva en este cibermundillo. Ojalá no lo dejes. Sirve cuando necesitas desahogarte o simplemente llevar a letras tus pensamientos.

Mucha suerte. Y espera, que cuando uno menos se lo piensa "salta la liebre". Yo me casé con 28 años, hace 10, pero ántes tuve que pasarla mal pa aprender. Uno no entiende eso al principio, pero luego solita te vas dando cuenta...

Cuidate

Cariños

Sandra

claudiazocar dijo...

JAJA ME ENCANTO EL BLOG CREO QUE SER SINCERA ES LO MEJOR, SOBRE TODO EL HUMOR!!! FELICITACIONES UN PASO IMPORTANTE..
CREO QUE POR ESO PREFIERO A HOMERO S. QUE A KEN JAJA....

Anaís Sandiego dijo...

Karenvon: es cierto, tenemos que caernos nosotras mismas para aprender. De poco nos sirven las caídas ajenas para saber que el suelo es duro.

Ipnauj: además hay que aprovechar que ya estamos grandes y podemos subirnos solas a la montaña rusa o al Extreme Fall ;)

Moni: gracias por pasar y por darme ánimos (esta aventura recién está comenzando). Nos leemos ;)

Claudia: antiguamente, casarse a los 22 significaba que habías tenido suerte de que no te dejara botada el tren. Pero yo lo hice en una época donde mucha gente me miró raro porque lo estaba haciendo muy joven (aunque muy convencida también). Supongo que cuando uno se equivoca tanto por algo será y de todo se aprende. Gracias por las aclaraciones :)

Srta. Morfina: Creo que tomaste la decisión acertada. Casarse es un peso demasiado grande, sobre todo si no estás segura de amar a tu pareja. Te contara cómo me molestaba mi suegra, mi mamá y mi familia política para que tuviéramos hijos y yo no quería... ¡Abrazos y gracias por pasar! :)

Sandra: supongo que tienes razón. Pero cuando se es cabra chica, uno cree que lo puede tener todo perfecto, aquí, ahora y sin sufrir... como en la publicidad.
¡Un abrazo!

Claudiazocar: entre Ken y Homero prefiero a George Clooney... Aunque hay que reconocer que Homero es taaaan tierno (pero yo no soy Marge: soy un poquito más exigente... jeje).
¡Un beso! :)

Kuky dijo...

Me encantó tu columna! sincera, directa y valiente.
Ánimo chica! eres joven, muy segura de tí misma y se vé que te va bien en lo que haces. El amor llegará cuando tenga que llegar. Además, ese tipo de experiencias, dolorosas, al final nos dejan aprendizajes de vida importantísimos. A lo mejor te precipitaste casándote tan joven, pero ya fue. En el minuto hiciste lo que pensaste era mejor, seguiste tu corazón y bueno, no resultó. Pero me gusta tu actitud de no echarte a morir, sino seguir adelante.
Sigue escribiendo!

SRTA TEMPLARIA dijo...

Graciass!!!! Nos leemos..
me gustó tu post " sí y qué"..
ánimo la vida no acaba a los 28 .. estamos empezando, lo demás "experiencia" (H)

Un abrazo gigantoso
PAU

Beetlejuice girl dijo...

hola!! como estas?? gracias por pasarte por mi blog.. ya te agregue para seguirte.. y te invito que pases cuando quieras..
te casaste muy joven.. al menos ya conociste que es el amor, muchas personas nunca llegan a conocerlo ni a casarse..
besos

pd: la esperanza no se pierde nunca..

Michelle dijo...

gracias por pasarte por mi blog, veo que eres nueva y ademas no te ha ido nada mal con los post =)

Bueno yo soy muy chica, ni me he casado ni pienso hacerlo hasta cumplir 28 minimo ... osea aun m quedan 10 años y unos cuantos meses. Creo que hay qeu ver lo bueno de todo esto... supiste ver, aunque te demoraste que eso de casarte con el tan julian no era lo indicado (las abuelas siempre terminan teniendo la razon)... y no hay hijos de por medio, no?

bueno besos, espero que este bien y ya te llegará tu propio mr. right :)

besos

Nina Giordano dijo...

Shuata, y yo a los 28 años naa de naa jajajaja.
Espero que nos sigamos leyendo, tu blog se ve muy interesante.
Un abrazo desde Magallanes =)

escorpiona dijo...

Lo que mas importa en esta vida es sentirse bien con lo que hacemos y ser feliz...

Saludos

Chau

Flor. dijo...

De todo se aprende en esta vida. Y haces bien no buscar una vida perfecta, una historia con un Romeo perfecto, ya que, como un buen amigo mio me dijo, Romeo siempre acaba muriendo, en todas las historias. Pero seguro que habrá un chico esperando en cualquier esquina con esa sonrisa y esas ganas de ser feliz, y compartirlo contigo :)

¡Mua!

Anaís Sandiego dijo...

Kuky: ¡gracias! todo final también es un nuevo comienzo y yo sigo la filosofía de Scarlet O'Hara: "mañana será otro día". Por supuesto que seguiré escribiendo. Nos leemos :)

Pau (o srta Templaria): siento que mi vida recién comienza. Es como si hubiese botado una cáscara de mi y ahora me siento aún más yo que antes. A brazos para tí también.

Beetlejuice Girl: Por lo menos siento que conocí una faceta del amor. Gracias por seguirme, yo tmabién te seguiré leyendo. ¡Abrazos!

Michelle: así es, estoy empezando esta aventura de tener un diario virtual y muchas consejeras personales (gracias a todas, chicas). Como tú dices, yo ya metí la pata pero lo importante es que me di cuenta y aprendí. No, por suerte no hay hijos de por medio (aunque yo sé que a mi ex le habría encantado). ¡Mr. Right! Me gustó eso.. jeje. Saludos.

Nina: cada una tiene sus propios tiempos y sus propios dramas. Un abrazo desde Santiago hasta Magallanes.

escorpiona: totalmente de acuerdo, escorpiona. Saludos :)

Flor: me gustó eso que dice tu amigo... jeje. Y las Julietas no terminamos mejor. Sigo esperando a Mr. Right. Besos grandotes para ti también

Y muchas gracias a todas las que han escrito y las que han pasado. Gracias por su apoyo y por hacerme sentir que están ahí, y que nos estamos leyendo.

Live For Words dijo...

Gracias por pasar por mi blog. Ahora visito el tuyo. Esta entrada me gusta por su particular sinceridad, mas no tanto por lo que dice. Se nota que en algunos pasajes hay un poco de tristeza pero bien bien decantada. También me gustó tu forma de escribir, es muy transparente y clara. Saludos :)

Anaís Sandiego dijo...

Live for Words: a veces lo que nos toca vivir no es agradable, y sin embargo hay que enfrentarlo. Sí, hay un poco de tristeza, pero sobre todo ganas de superarla.

Un gran abrazo y gracias por pasar.

Saruki dijo...

Vaya historia la tuya eh!...


Tengo ciertos prejuicios con aquellos matrimonios jóvenes. No sé, como que el hombre alcanza su grado de madurez (Según yo) pisando los 30 año, antes ni lo sueño.

Que mala que te haya pasado, pero al final, uno siempre saca lecciones y hojas en limpio de lo que le sucede.

La vida es tan loca como nosotros... y ahora sólo te queda... seguir viviéndola :)


Saludos

Anaís Sandiego dijo...

Saruki: es cierto, los hombres suelen madurar después, pero también es raro cómo juzgamos su supuesta madurez. Yo pensé que me estaba casando con un tipo hecho y derecho, bueno, responsable y profesional... y sí, era todo eso, pero muy inmaduro emocionalmente (aunque creo que yo no lo hacía tan mal tampoco).

Gracias por pasar por aquí.

Publicar un comentario | Feed



 
^

Powered by BloggerEl Diario de Anaís by UsuárioCompulsivo
original Washed Denim by Darren Delaye
Creative Commons License