lunes, 14 de septiembre de 2009

Un beso de despedida (primera parte)

-¿Es en serio?

-Sí.

Simón se ríe y toma otro trago de cerveza. Preferí citarlo fuera de mi departamento, aunque tuviera que llegar con mi maldita muleta: no quiero darle la oportunidad de una reconciliación en mi cama (además, no sé si mi cuerpo podría soportarlo tampoco). Sin embargo, Óscar se negó a dejarme sola y se escondió a cierta distancia, en el local de al lado: si pasa algo, bastará con que le haga un ring con mi celular para que venga a rescatarme.

-¿Por qué? -en su voz se nota que se siente más dolido de lo que quiere demostrar con su rostro sonriente- ¿Hay otro? Dime la verdad: no me voy a enojar.

Ahora soy yo la que se ríe, casi con lástima.

-No Simón, no hay otro. Quiero estar sola.

-¿Por qué? Eso no puede ser.

-¿Ah sí?

-A las mujeres no les gusta estar solas, mucho menos después de haber terminado una relación larga.

De pronto se hace la luz en mi cabecita: por primera vez empiezo a entender a este hombre.

-Querido, creo que el que no puede estar solo eres tú. Yo me las apañé bastante bien después de divorciarme de Julián y no necesité otro clavo para hacerlo. Tú, en cambio, siempre estás tirando carnada en todas direcciones, por las dudas.

-A ver, ya te expliqué que no te he sido infiel desde que me tomé en serio lo nuestro...

-Te creo. En serio te creo. Pero estoy cansada de que... “lo nuestro” no tenga nombre, de que estés asegurándote por otros lados, como si te estuvieras preparando para cuando te aburras o te patee.

-¡Eso es algo tan típico de las mujeres! Es mi naturaleza ser coqueto, no puedes pedirme que sea alguien que no soy.

-¿Sabes qué? Tienes razón. No quiero que seas alguien que no eres. Por eso no quiero seguir contigo. Me... molesta como eres, no quiero alguien como tú a mi lado.

Súbitamente me siento bien conmigo misma. Me siento ligera, nueva, como si me hubiese desembarazado de un abrigo viejo, pesado y maloliente que me daba demasiado calor y no me dejaba disfrutar del día.

11 comentarios:

Michelle dijo...

creo .. que has hecho lo correcto ... besos enormes para ti =)

y asi como comentario .. siempre he odiado la frase un clavo saca otro clavo xD

una Nadia dijo...

Mil hurras por ti, querida :)

Saruki dijo...

O sea!

Creo que es lo mejor que puedes hacer. Dejas atrás los tormentos y las dudas.

Además que es horrible la sensación de no saber "Que somos?"...

Ahora a disfrutar de tí!



************
Me acordé de una frase del Charlie Badulaque... "Un clavo saca a otro clavo, pero igual deja el manso hoyo" ajajajajaj xDDDD


Saludos Anais!

Francisca dijo...

Bien!!! me parece genial tener los cojones para decir algo así :D
Saludos!!!
Fran

J.Carlos dijo...

Hola Anaís, que te voy a decir; que admiro tu decisión, creo que has hecho lo correcto, borrón y cuenta nueva.
Adelante, lo mejor de tu vida está por llegar, ya lo verás.
Un fuerte abrazo

Anaís Sandiego dijo...

Michelle: ¡Gracias! Yo también detesto esa frase... Pero más detesto lo que significa. ;)

Una Nadia: ¡Gracias!

Saruki: Esa es precisamente mi idea: disfrutar de mí. Y sí: suelen quedar tremendos hoyos allí donde se saca un clavo. XD Un abrazo.

Francisca: O sea, cojones en sentido literal, no. ¡Espero que no! =P

José Carlos: ¡Gracias! Yo también tengo la sensación de que se vienen cambios muy positivos para mí. Un abrazo.

Blanky dijo...

este paso merece un brindis!!!
desde aca Salud!!!
y a elegir tus opciones que te hagan feliz!!
Un abrazo... me alegra mucho que ya estes mejor!!

Anaís Sandiego dijo...

Blanky: ¡Gracias! Un abrazo para ti también.

SRTA TEMPLARIA dijo...

Es lo mejor! y bueno tu última frase refleja todo lo que te iba a decir..

Disfruta!

Besos
PAU

Rubencho: dijo...

Buen tema y bonita firma al final xDD

te invito a pasar por mi blog



saludooooooos :D

Anaís Sandiego dijo...

Pau: gracias, besos para tí también :)

Rubencho: gracias por tu comentario ;)

Publicar un comentario | Feed



 
^

Powered by BloggerEl Diario de Anaís by UsuárioCompulsivo
original Washed Denim by Darren Delaye
Creative Commons License