jueves, 17 de septiembre de 2009

Un beso de despedida (segunda parte)

-¿No te gusta como te acaricio?

-No es eso.

-¿Te molestan mis atenciones?

-Tampoco. Mira...

-¿Te molesta como te hago el amor?

-No, no es... Espera, sí: ese es uno de los problemas: “me haces” el amor. No “hacemos” el amor.

-¿Ah? ¿Quieres que sea más romántico? No hay problema: puedo ser más romántico si eso quieres.

-Córtala, Simón: no quiero nada de ti. La verdad es que ya no me importas. Quiero ser yo, quiero estar tranquila, quiero ser feliz, y lo cierto es que no te veo en mi felicidad.

-Ah, ¿entonces ya tienes planificado cómo vas a ser feliz? Eso es tan típico de las mujeres.

De pronto siento como si me hubiese topado de frente con la versión masculina de Andrea: un cavernícola convencido de estar luchando en la guerra de géneros y que, para triunfar, debe llevarse a la cama a la mayor cantidad posible de féminas. Acaricio mi celular, oculto en mi regazo, lista para hacer el discado rápido y convocar a mi caballero en armadura.

-Creo que por fin te estoy entendiendo, Simón. Crees que esto es una pelea, ¿verdad? Crees que hay una guerra de sexos y vas a usar todas tus estrategias para ganarla, ¿cierto? Me das pena, Simón, en serio. De tanto que buscas entender a “las mujeres” eres incapaz de conocer a LA mujer que tienes delante tuyo, que, a su manera, te quiso, y que, por un momento, se proyectó contigo.

No sé qué me pasa esta tarde, pero siento como si se hubiese abierto una puerta en mi cabeza y ahora entiendo todo con mucha facilidad. Ahora que lo estoy entendiendo, siento como si se hubiese roto en mil pedazos el halo de misterio que lo envolvía y que tanto me fascinaba antes. Ahora lo veo como lo que es: un niño inseguro, incapaz de despertar amor y que, para no sentirse solo, se dedica a coquetear con todas las mujeres que se le cruzan por el camino.

-Ese es el problema, ¿ves? Todas ustedes quieren proyectarse: son incapaces de vivir el momento. ¿Por qué no puedes simplemente disfrutar lo que estamos viviendo y olvidarte de lo que pase después?

-Es una pena que no lo entiendas -aprieto el botón: Óscar debe estar a recibiendo mi llamada-. Soy yo la que quiere vivir el momento, por eso te quiero lejos de mi vida. Tú, en cambio, estás pegado repitiendo el mismo esquema una y otra vez, como un ratón en un laberinto.

-Estás demasiado decidida, es obvio que hay otro. ¿Por qué inventas toda esta historia?

Suspiro con hastío. Óscar llega junto a la mesa, saludando nervioso. Aprovecho el instante de confusión para ponerme en pie, apoyándome en la muleta, y decir con un tono firme:

-De acuerdo, tienes razón. Hay otro hombre.

Óscar parece a punto de preguntar quién es cuando, sin advertencia, le doy un beso en la boca. Sus brazos están caídos, pero al segundo me abraza y responde a mis caricias.

-¿Vamos, mi amor? -le digo, tomada de su brazo.

-Por supuesto, querida -dice Óscar, burlón.

Dejo a Simón agarrado a la silla, con la mandíbula caída. Y después de despedirme con un gesto de la mano, no vuelvo la cabeza. Tengo un largo camino por delante y, por suerte, tengo grandes amigos que me apoyan para continuar.

12 comentarios:

J.Carlos dijo...

No se puede decir más ni mejor, el se quitó la careta, si es que la ha llevado puesta alguna vez, y tu tienes las ideas claras; fuera dudas y adelante.
Hablabas de la ayuda de tus amigos, modestamente espero que me consideres en ese grupo y por supuesto, cuenta conmigo en lo que te pueda ayudar, ya sabes donde estoy.
Para atras ni para coger impulso.
Un abrazo enorme

Caótica dijo...

Creo que de haber estado en tu lugar, si hubiera escuchado una vez mas: "típico de las mujeres", "ese es vuestro problema" o al go por el estilo, le hubiera partido toda la boca!

Que cansino el tio!!

Blind-y dijo...

Hola, he descubierto tu blog hace poco, y quería decirte que me gusta mucho tu forma de escribir, de relatar y sobre todo , lo que con todo ello cuentas.

YO tb tuve una historia parecida en la que el chico se negaba a aceptar un no por respuesta, me apunto lo del amigo esquina, jejejej, seguro que callas bocas con mucha mas facilidad.

Un besito y hasta pronto!!

Anaís Sandiego dijo...

José Carlos: para mí es un orgullo que tú me consideres una amiga, porque para mí tú lo eres: has estado desde el principio apoyándome, aconsejándome y subiéndome el ánimo. Mil gracias y un abrazo enorme :)

Caótica: ganas no me faltaron... jeje. Ahora que lo pienso, debería haber aprovechado mejor mi muleta =P

Blind-y: al parecer es bastante típico de los hombres creer que tiene que haber un tercero para que una quiera terminar. Gracias por pasar.

¡Felices fiestas a los chilenos!

Guadyx dijo...

Me encanto leer los 3 ultimos post. Buena decision, buenos amigos, bien por vos!!! veremos que sucede ahora, porque no creo que se Simon desaparezca del todo rapidamente... No recuerdo si conocia o no a Oscar, pero en el hospital lo ha visto, sabe que a él no le atraen las chicas? Arremetera! Bah! digo yo...
Lo UNICO importante es que VOS estes bien y tranquila... Te mando un gran beso!

Caótica dijo...

Por cierto.. se me olvidó decirte que me gusta tu blog, tu estilo y tú en general. Asi que aqui tienes una seguidora

Blanky dijo...

Uyyyyy....
q rabia como le cuesta tanto entender que las cosas no dieron para más, pero èl machista que no acepta una "derrota" lo mas facil es decir "hay otro hombre"
parece que la unica neurona de Simon esta de vacaciones!!
un abrazo querida!!!!!!!!!

Francisca dijo...

Le pasó por tontón :D
Muchos saludos!!!
http://largavidaalblog.blogspot.com/

Michelle dijo...

aunque tengo mala conexión
me force a intentar entrar a tu blog

la verdad es que fue lo mejor y es gracioso como a una como que ve una revelación y se pregunta "cómo no lo vi antes" "cómo pude ser tan tonta", pero todas las cosas hay que verlas como momentos que nos fortalecen :)

tu amigo, aprecialo y amalo, porque es muy buena persona, a mi ya me ha tocado hacer de polola ficticia, y a otros mi pololo ficticio y creeme que esos son los verdaderos amigos, donde hay confianza para hacer cualquier cosa y obvio que sabes que puedes pedirle cualquier cosa :)

besos!

Sandra dijo...

Bravo!!!!!! Así se hace!!

Y por ningun motivo recaigas!!!! jejeje

Saludos

Sandra

Saruki dijo...

Wuaaaaaaa, es que se me erizaron los pelos :S

Igual genial la complicidad que tienes con Oscar, éso se dá pocazo con los amigos.

Imagino la cara de ése descarado de Simón! Wiiiiiiiiiiii jaja.

xD


Saludos Anais!

Como estás? más recuperada???

Anaís Sandiego dijo...

Primero que todo, les pido disculpas por no haber respondido antes, pero este fin de semana largo acabó cobrando una víctima de la acidez estomacal... :P

Guadyx: Simón sabía que es gay, por eso se me ocurrió esa tontería de repente... ¡Me imagino que debe haber sido una patada en su orgullo! Gracias por el beso n_n

Caótica: Sin palabras. ¡Gracias! n_n

Blanky: Lo que más me da pena es que Simón no es tonto... Al menos no en lo intelectual. Parece que es cierto eso de la "inteligencia emocional", porque Simón en eso es un tarado.

Francisca: Toda la razón. ;)

Michelle: Y Óscar sabe que también siempre estaré para él. De hecho, un par de veces he tenido que hacer de su "polola" para evitarle explicaciones sobre sus preferencias frente a algunos intolerantes con poder.

Sandra: ¡No te preocupes! Después de que se rompió el velo, dudo que pueda hacer una recaida. Pero por las dudas, me puse cinturón de castidad XD

Saruki: Al pobre Simón terminó por caérsele la poca cara que le quedaba. Pero tampoco le tengo tanto odio... En fin, eso da para largo. Estoy mucho mejor, gracias, pero un poquito preocupada porque esta semana se me acaba la licencia y todavía no me siento lo suficientemente bien como para volver al ritmo que tenía antes. Pero estoy bien de ánimo, ¡gracias! n_n

Publicar un comentario | Feed



 
^

Powered by BloggerEl Diario de Anaís by UsuárioCompulsivo
original Washed Denim by Darren Delaye
Creative Commons License