lunes, 8 de junio de 2009

El cumple de Óscar

Hoy es, oficialmente, el cumpleaños de mi mejor amigo: Óscar. Pero como el lunes es un pésimo día para celebrar, prefirió hacerlo la noche del sábado al domingo.

El sábado, yo llegué temprano a su casa para dejarle su regalo (aunque él, supersticioso como siempre, no quería abrirlo hasta hoy). Pasé toda la semana pasada quebrándome la cabeza para que se me ocurriera algo genial, y cuando ya pensaba que tendría que comprarle algún trago rico como “mientras tanto”, vino la iluminación. Hace unos meses le pedí a Óscar que me acompañara a un mall para comprarme ropa y, de pasadita, entramos a una librería donde mi amigo encontró el éxtasis entre las páginas de un libro de arquitectura y diseño.

Era una de esas ediciones grandes, de tapas duras y una portada con unos colores fenomenales. La gracia del libro, según me explicó Óscar, que yo no soy muy versada en eso, es que no sólo contenía las cosas clásicas o, al contrario, los íconos posmodernos ultra vanguardistas, sino que era una buena selección de ambos, con excelentes fotografías y bien documentado.

Me acordé de eso y hasta me dio la impresión de tener una ampolleta brillando sobre mi cabeza. Así que partí el sábado temprano corriendo a buscar el libro de sus sueños (siempre me pregunto porqué acá no envuelven los regalos como en las películas con papeles de colores hermosos y cintas de verdad).

Por más que intentó convencerme de que mejor lo abría hoy, yo insistí en que tenía que hacerlo en el acto. No quería perderme su cara priceless ni por nada del mundo (me encanta la cara que ponen las personas cuando abren los regalos, es como si volvieran a ser niños). Después de un par de rezongos, mi amigo me dio en el gusto y tuve la satisfacción de ver dibujada en su rostro esas sonrisas luminosas que te llenan de felicidad. Le encantó.

Después nos arreglamos, lindos como somos, y partimos a gozar la noche con los amigos. El tour partió en un bar, siguió en un karaoke y terminó en los sillones del departamento de Óscar con todos los honorables presentes más que arriba de la pelota. Pero lo comido y lo bailado no me lo quita nadie.

PD: he tenido el celular apagado casi todo el fin de semana. El orgullo volvió tarde, pero volvió.

15 comentarios:

young_supersonic dijo...

NO HAY NADA MEJOR QUE ESOS REGALOS QUE TANTO DESEAS Y QUE TUS AMIGOS DESCUBREN POR CASUALIDAD Y TE SORPRENDEN.

SOBRE EL JUEGO DE ESPERAR LLAMADAS, MANDAR MSJES Y PERDER LA DIGNIDAD, TE CONFIESO QUE QUE HE PASADO TANTAS VECES POR LO MISMO, ESPERANDO HASTA DÍAS PARA QUE EL FUCKING CELULAR SUENE. ES HORRIBLE...

SALUDOS.

La Ex dijo...

Qué gusto leerte tan digna!
Nada mejor que un amigo de verdad para darle color a la vida, y si son varios amigos ¡mejor!.

Saludos!

Michelle dijo...

es complicado pensar en los regalos .. mas cuando es gente importante .. recuerdo que el mejor regalo que reivi el 2008 para mi cumpleaños, fue una piña ... jajajaja fue el mejor regalo ..

me agrado tu medida de precausion ... los celulares son un peligro para la sociedad.

Mari Carmen dijo...

Seguro que sí, que le encantó el regalo. Me alegro por él y por tí, porque no siempre es fácil acertar con los regalos :)

Un abrazo

Blanky dijo...

es bueno percatarse de esos pequeños detalles que marcan la diferencia, me imagino la cara de Oscar :D

Pd: oie niña estas a full, yo he tenido poco tiempo, pero aqui estoy poniendome al dia, un gran abrazo Anaís, y deja el orgullo, solo vive!!!!
un abrazo

SRTA TEMPLARIA dijo...

q lindo los regalos como en las pelculas, pero para encontrar a alguien que los envuelva eeehmm...

nadasepierde dijo...

Que bueno encontrar "el regalo" perfecto para alguien a quien uno quiere!
beso

Leslie Miranda dijo...

Bacán. Yo anduve por las mismas, buscándole un regalo a mi pololo, ya quiero que puro sea Sábado pa verle la cara de :D

Y bacán tu post. Es toda la actitud que necesitas ;)

Blogger Pechocho dijo...

Tu también te divertiste, es lo bueno.

Tu regalo fue ver la cara de tu amigo.

Saber atinarle al Mejor Regalo es todo un proceso mental!

Saludos

Anaís Sandiego dijo...

Antes que todo, un abrazo grande a todos y gracias por pasar por mi casa.

Young Supersonic: hay amigos que son así: predecibles. Uno ve de inmediato cómo les brillan los ojitos con ciertas cosas, jeje. Respecto a la pérdida de dignidad... Uf. Uno debería tener una alarma de dignidad que le advirtiera cuando alcanza niveles indignos. ¡Saludos!

Ex: Toda la razón. La amistad nos da vida en forma perpetua, mientras que el amor es inconstante. ¡Abrazos!

Michelle: A mí montones de veces me han regalado porquerías inútiles (espumas para baño, velas aromáticas, adornos cuáticos, libros de autoayuda) y sólo queda poner buena cara y agradecer, mientras pensamos cómo deshacernos del objeto en cuestión sin ser malagradecidos. ¡Saludos!

Mari Carmen: Uno se siente tan bien cuando acierta con el regalo... Es como sentirse realizada. ¡Abrazos!

Blanky: el orgullo es una carga pesada y molesta... Y que a veces parece importarme sólo a mí. :P Gracias por el consejo. Un abrazo.

Pau: se me vino a la cabeza una escena de una comedia romántica británica, "Realmente amor", en la cual un tipo le va a comprar un regalo a la amante y tiene que hacerlo rápido para que no lo pille la esposa. El tipo que lo atiende y le envuelve el regalo es Mr. Bean, y se pone a hacer un paquete enorme, lleno de cintitas de papel, flores secas, una bolsa dentro de otra, una flor de lavanda... ¡Y no termina nunca jajaja! Ese tipo es muy chistoso...
¡Abrazos!

Nadasepierde: Oh sí. Ojalá uno fuera así de genial todo el día. Un abrazo.

Leslie: ¡Uno se pone impaciente cuando finalmente compra el regalo! Lo único que quiere es que lo abra rápido. La cara de sorpresa es una tremenda recompensa, jeje. Y tienes razón: ¡lo importante es tener actitud y no perder la dignidad!
Un abrazo.

Blogger Pechocho: Es un proceso mental que requiere mucha preparación y concentración, pequeño saltamontes :P Saludos.

J.Carlos dijo...

No lo llamaría orgullo, si no estar en tu sitio, si le interesa la partida, que mueva ficha.
Diviértete y sigue con tu vida, es lo mejor.
Cuidate mucho y hasta pronto.
Saludos

J.Carlos dijo...

No lo llamaría orgullo, si no estar en tu sitio, si le interesa la partida, que mueva ficha.
Diviértete y sigue con tu vida, es lo mejor.
Cuidate mucho y hasta pronto.
Saludos

Anaís Sandiego dijo...

J. Carlos: Tienes razón. Esperaré a que él mueva sus piezas y luego veré si vale la pena seguir jugando. Si no, hay mucho por vivir...

Un abrazo.

alma dijo...

El día del cumple es el día del cumple y es cuando se deben abrir los regalos...aunque yo no aguanto, no puedo esperar :))

Anaís Sandiego dijo...

Alma: jeje... sí, pero no me habría aguantado ver la cara del Óscar, creo que si se niega hasta lo habría abierto yo :P

Publicar un comentario | Feed



 
^

Powered by BloggerEl Diario de Anaís by UsuárioCompulsivo
original Washed Denim by Darren Delaye
Creative Commons License