sábado, 20 de junio de 2009

Un tierno happy hour

— ¿Te has dado cuenta de que en todos los mensajes publicitarios las mujeres siempre quedamos como tontas?
— ¿Cómo es eso?
— En los comerciales nuestra felicidad depende de que los hombres nos miren y nos deseen. Así es que debemos vestirnos y desvestirnos bien, debemos maquillarnos, tenemos que seducirlos con la mirada... Todo nuestro mundo gira en torno a conquistar a los hombres. Pero a nadie le preocupan nuestros objetivos profesionales: es como si no existieran.

Esa es Andrea luchando por la discriminación hacia la mujer. Reconozco que estoy de acuerdo con ella en muchas de sus ideas, pero la verdad no me desvelo pensando en eso.

— Pero ¿qué tiene que ver eso con quedar como tonta? Una mujer tiene que ser muy inteligente para conquistar al hombre perfecto.
— Angie, no hay un hombre perfecto, ¡entiende! Son todos unos machistas desconsiderados, incapaces de sentir empatía o de pensar que nosotras tenemos mundo más allá de la pareja.
— Creo que estás generalizando.
— Yo estoy de acuerdo con Angie —interrumpí.

Andrea me miró como si acabara de decirle que me voy a casar con Arnold Schwarzenegger.

— Además le estás atribuyendo demasiado poder a la publicidad. Recuerda que en la publicidad trabajamos con estereotipos y arquetipos. Ni siquiera es cierto que las mujeres en Chile son todas rubias, altas y caucásicas...
— Pero todas quieren ser así: todas se tiñen el pelo, usan taco alto y encuentran que las blancas son más bonitas. Y eso es culpa de la publicidad.
— En eso no estoy de acuerdo. La adoración a los europeos viene de mucho antes. Piensa que durante el siglo XIX todos querían ser franceses... Y entonces no existía fotografía publicitaria.
— Yo encuentro genial que estés luchando por demostrarle a las mujeres que su mundo es más grande que los hombres. A mí, por lo menos, me gustan las mujeres cultas y que piensen más allá del matrimonio y los hijos.

Ese es Aníbal. Tiene un nombre que hace pensar en conquistadores cartagineses y caníbales de película, pero el tipo no podría ser más pacífico. Lo conocí anoche, mientras estábamos en el Happy Hour después de la pega. Es un conocido de Andrea, al parecer el hermano de una de sus amigas. Sospecho que lo incluyó en el paquete porque quiere tentarme para que deje a Simón.

— Me siento discriminada, ¿saben? —Angie no se veía muy contenta— ¿Qué tiene de malo querer casarse y tener hijos? Ese es el orden natural. Hasta Erikson dice que es lo que corresponde de acuerdo a nuestra etapa de desarrollo.
— No me vengas de nuevo con el rollo de ese nazi sexista —Andrea estaba realmente irritada.
— ¿Qué tal si pedimos algo para comer?

Mi genial estrategia para enfriar los ánimos no estaba resultando.

— Me parece que se están yendo a los extremos. Angie, no tiene nada de malo casarse y tener hijos: lo que le molesta a Andrea es que eso sea lo único de lo que hablan las mujeres. Andrea: es importante que la mujer tenga más mundo que el matrimonio, pero no podemos dejar de lado nuestro lado femenino...
— Tienen champiñones salteados, tablas de queso...
— ¿Te das cuenta? Hasta el lenguaje es machista: consideras que esclavizarse con el marido y los hijos es “femenino”.
— Angie, ¿te tinca la tabla que tienen en esa mesa? Se ve muy rica.
— Estás fuera de foco, Andrea: Aníbal se refiere a lo femenino y lo masculino como lo entiende Pilar Sordo, ¿cierto? —si esa era la estrategia de Angie para calmar a Andrea, no le estaba resultando.
— Algo así —Aníbal miró a Andrea, conciliador—. Lo que quiero decir es que igual tenemos que procrear y todo se puede hacer más fácil si el hombre también se encarga de la crianza.
— Yo voy a pedir los quesos. Me da lo mismo lo que quieran ustedes, pero yo quiero comer.
— No sé si te has dado cuenta, querido, pero nunca lo hacen. Al hombre no le gustan los niños. ¿O me vas a decir que tú estarías dispuesto a criar a un chiquillo llorón y manipulador?
— La verdad...
— ¡Eh! ¡Disculpa! — ¿Por qué nos cuesta tanto decir “garzona”? Siempre terminamos buscándola con la mirada, esperando que se dé cuenta, casi por gracia divina, que queremos que nos atienda— ¿Puedes traernos la tabla de quesos con frutos secos que tienen en la mesa del lado?
— No me mientas, Aníbal. Yo sé que no tienes hijos.
— No, no es eso. Adopté un hermano. Salimos juntos todos los fines de semana.

Por primera vez en la noche, Andrea se quedó sin habla.

— Es lo más tierno que he escuchado nunca —dijo Angie con estrellas en los ojos.
— ¡Ah, qué rico! —la mesera acababa de traer la tabla—. ¿Quién quiere comer?

17 comentarios:

J.Carlos dijo...

Hola Anaís, lo que más me gusta de esta entrada es que Simón no sale ni de actor secundario, hay vida más allá de él.
Con una tabla de quesos y buena compañía, la vida se ve de otro color.
Cuídate mucho, hasta pronto.
Un abrazo

webero dijo...

eso del machismo/feminismo para mi es algo subjetivo,, a veces depende de la conveniencia de cada persona,,,

pero de que existe el machismo,, si lo hay, a veces apoyado por la misma mujer,,, (Como voy a dar la iniciativa yo? q la tome el) ,,,

buen fin de semana,,

saludos,,

Espérame en Siberia dijo...

Por eso existe la regla dorada de: NO GENERALIZAR en el habla.


Un abrazo inmenso =)

Anaís Sandiego dijo...

J. Carlos: jajajaja... es cierto, mejor ni nombrarlo.

Webero: yo trato de no caer ni en el machismo ni en el feminismo extremo. Ambos tienen sus cosas que no me gustan, prefiero tratar de ser más equilibrada :)

Espérame en Siberia: hay que tratar de no hacerlo, pero a veces igual se escapa.

Un beso grande a todos.

Mely dijo...

Eso de "garzona" me recordó a Pulp Fiction, cuando la mesera dice "garçon means boy" XD.

Qué fome hablar de esos temas en la mesa!!! No puedo comentar del tema, porque me quedé pensando en los quesos y frutos secos...

Saludos y gracias por pasar por mi blog =)

Lágrima Perpetúa dijo...

yo también quiero de la tabla de quesos, a mi me encantan esas conversaciones, tengo amigos de ambos extremos quienes piensan que la mujer sólo está hecha para estar en casa con los hijos, así como los que defienden la independencia de la mujer. Por mi parte, estoy en el justo medio, ni tanto que quemé al santo, ni tanto que no lo alumbre, sin embargo al vivir ese punto medio te llegan muchas discusiones internas sobre si lo que haces está bien para ti solamente o para toda tu familia... así es esto, a veces es necesario tomar decisiones egoístas... ahhhhh toda una buena discusión!!

Julieta Urbana dijo...

Yo tuve un pololo que se quejaba mucho, porque cuando empezamos la relación yo estaba haciendo mi práctica y no tenía mucho tiempo, entonces él siempre se quejaba de que yo no tenía tiempo para nada y que lo llamaba poco y esa fue una de las razones de por qué terminamos. Pero ¿Qué iba a hacer? Yo no podía decirle a mi jefa "oye, hoy día me voy a las 5, porque voy al cine con mi pololo" Es que la patada en el culo que me habrían dado, me habría dejado en China. Además, es súper injusto que alguien te ponga entre la espada y la pared: o empezar mi vida profesional como corresponde o dejarlo todo botado por él. No se puede po...

Saludos.

★Beetlejuice Girl★ dijo...

jaja.. que locura de charla anais.. eso es lo bueno de tener amigos diferentes .. los temas de entremesa pueden ser muy variaditos..
Por cierto es atractivo el anibal?
jaja.. Besitos

Anaís Sandiego dijo...

Mely: jajajaja... cierto, no me acordaba de esa escena :). La verdad cuando uno sale a divertirse y las conversaciones se ponen demasiado densas... ¡aburren!

Lágrima Perpetua: yo también estoy en un punto medio, pero como tú dices lo malo de eso es que te llegan reclamos de ambas partes... jeje.

Julieta Urbana: la vida profesional para todas las personas exije mucho tiempo. Cuando uno está en pareja, debe tratar de hacérselos, pero sin descuidar el trabajo y quien no entiende eso (sea hombre o mujer) es injusto para el otro. Un saludo y gracias por pasar por aquí :)

Beetlejuice Girl: sí, es entretenida la conversa hasta que se pone densa. Y el chico no es feo, no digamos que es Brad Pitt, pero tiene su "algo"... jeje.

Blanky dijo...

ja!
el estres abunda por esos lados..
hay spots publicitarios que son asi machistas y sexistas pero lamentablemente para algunos es "lo que vende! en realidad tampoco me la paso pensando en ello a los unicos que les debemos demostrar los valores y nustros sueños y metas es a nosotros mismos a nadie mas ni mucho menos a una conquista de media noche!!!
je

Moni dijo...

Anaís me ha parecido una conversación muy graciosa y según te leía notaba que estabaís pasando un buen rato.. ja ja.

Si la sociedad todavía yo creo es muy machista, aunque se hayan hecho progresos todavía falta, a veces incluso las propias mujeres fomentan eso, aún sigues escuchando que el tipo que está con muchas mujeres es un campeón y si es al revés somos unas ...
A mi eso me fastidia, porque no es justo esa consideración..y asi en muchos otros aspectos...Yo creoq ue cada uno tiene que vivir su vida cómo le plazca no???

Ya contarás cómo acabó la noche y que tal con Aníbal..

Un beso amiga!!!

Alicia La-Monógama-en-Serie dijo...

jajaja, me encantó la discusión y cómo la narras, me sentía como viéndola desde la mesa del lado!
Tus dos amigas son polos opuestos, no? No es extraño que busquen a gente como a ti y Aníbal para que hagan de términos medios. Pero es interesante escuchar el punto de vista y el argumento de ambas, cada una tiene razón a su manera, pero al discutir con la otra, termina defendiendo el extremo...

Y pasando otro tema ... además de ser pacífico, es guapo Aníbal? :P

Saludos! Te agrego a mi lista de blogs!

Anaís Sandiego dijo...

Blanky: sí, pero al fin y al cabo son spots y la vida es bien distinta (por suerte) en la vida real. Un abrazo.

Moni: hacerle caso a la publicidad es un absurdo, como tú dices, hay que vivir la vida como una quiera :). Y nada con Aníbal... es simpático y muy encantador, pero nada más... jeje.

Alicia: sí, a veces creo que soy el puente entre dos mundos, soy como la mediadora...jeje.
Aníbal no estaba mal, pero la verdad debo reconocer que tampoco me fijé mucho en él.

Cristian Díaz Castro dijo...

Me encantó la forma en la cual relataste todo, la verdad creo que ningún género debería en casillarse en estereotipos.Si podemos optar por ser quien queramos, optémoslo.
Y como dato aparte, yo también adopte un hermano y salimos los fin de semanas, lo llamo por teléfono y le ayudo en las tareas. Saludos.

Francisca dijo...

Qué locura!!!
No me gusta la idea de ser monotemática en la vida. Creo que la vida es un conjunto de cosas. De heco ya en la generación de mis padres veo una buena complementación de la vida profesional y familiar.
Más ahora, si alguien solo se dedica a una sola arista, es porque le falla la mitad de cerebro...
Saludos Anaís!!! siempre es un gusto leerte :)

Anónimo dijo...

holas

Anónimo dijo...

hola gente buenas hago una pregunta nuevamente hace 2 meses conocí a una compañera de trabajo estando en una relación de tres años,la verdad es que mi compañera es indiferente, sensual, tentadora y me hace lo que mas me gusta y hace una semana me fui del trabajo y la extraño a horrores, sera que la amo?? o me atrae su forma de ser??? que hagoooo???? la mujer que tengo al lado mio vale la pena mas que cualquiera pero eta chica me esta matando el cerebro que hagoooo????

Publicar un comentario | Feed



 
^

Powered by BloggerEl Diario de Anaís by UsuárioCompulsivo
original Washed Denim by Darren Delaye
Creative Commons License