martes, 23 de junio de 2009

Los hombres atractivos y los buenos

Casi en todos los blogs de mujeres que he visitado en algún momento les da por escribir sobre el típico dilema femenino entre los chicos malos y rudos, pero que usualmente nos hacen sufrir, y los buenos que nos ofrecen el paraíso terrenal, pero que son fomes.

Todas soñamos con el hombre ideal, esa especie de mezcla perfecta entre un orangután y un príncipe, un tipo alto y gimnástico que será capaz de hacernos gozar en la cama, sintiéndonos sucias y libidinosas, pero que, al mismo tiempo, nos abrirá la puerta del auto y nos retirará la silla en el restaurant.

Porque para qué estamos con leseras, si igual nos gusta que nuestro hombre tenga ese tipo de gestos caballerosos. Siempre hay unas cuantas mujeres que, según ellas, reivindican los derechos femeninos y lo encuentran machista, pero la verdad, es que yo todavía no he conocido a ninguna mujer que se sienta vulnerada o pasada a llevar porque la traten bien. Bueno, quizás la Andrea, pero ella es un caso especial.

Lo que pasa es que no nos gusta que nuestro macho alfa sea excesivamente atento porque eso nos genera sospechas. Alguien demasiado educado, demasiado obsequioso, demasiado comedido como que inmediatamente nos baja el termómetro. Tiene que tener un par de gramos de brutalidad (bien aplicada eso sí) para que nos haga sentir bonitas y deseadas.

Con Julián, por ejemplo, yo tenía a mi hombre educado y fome. Julián es del tipo de hombre ultra ordenado y meticuloso. Todo en su departamento está en su lugar, limpio y pulcro; más encima tiene una fijación con el color blanco. Mientras estuvimos casados, no di mi brazo a torcer y traté de que la casa que compartíamos fuera lo más acogedora posible, pero desde que vive solo, el departamento que ocupa pare0ce una extensión de su consulta (es odontólogo): blanco, impecable y con olor a desinfectante mezclado con glade.

Y hasta en la cama era así. Lo juro. Para él sexo era igual a cama, creo que jamás se le pasó por la mente que lo hiciéramos en otro lugar. Además tenía una fijación con todo lo que eran secreciones corporales: una vez llegó a cambiar las sábanas de la cama porque las había manchado con semen.

Simón, en cambio, es nada que ver es fresco, patudo y entrador. Una vez me invitó a cenar a un restaurant medio cuico, yo iba toda perfumada y escotada y mientras el mesero nos traía nuestro pedido comenzó a acariciarme las piernas por debajo de la mesa y a decirme cosas subidas de tono. No sé cuántas horas estuvimos en el restaurant, pero se me hicieron eternas porque no hallaba las horas de llegar a su departamento y sacarle la ropa.

Lo que es yo, todavía no soluciono mi dilema, a veces pienso que las mujeres nos compartamos como un péndulo que está en constante oscilación entre uno y otro extremo.

24 comentarios:

Mely dijo...

Yo estoy convencida de que lo mejor es un hombre bueno con chispa. O sea, un tipo tierno y cariñoso que también tenga su lado travieso.

Aparte, un bueno con sentido del humor deja de ser fome =)

Saludos!

Lágrima Perpetúa dijo...

El eterno dilema... pero no sólo es para nosotras, yo creo que ellos también se debaten en este dilema. Yo me quedé con el aparentemente más rudo, sin embargo le dan sus ratos de tierno y ahhhh como lo valoro!! jaja

Blanky dijo...

con ex y novio actual siempre resultaban ser nada que ver con mi supuesto "prototipo" de hombre, cosa que hoy no creo, no creo en prototipos pero si uno va buscando rasgos que nos parezcan encantadores, tiernos y apasionados, dulces y varoniles... etc... buscar la mezcla perfecta :)
que para todas las mujeres es distinta.
Saluditos!!! ufff Anaís la embarró el frio por aca!!!!!!!
te mando un calido abrazo!!!

J.Carlos dijo...

Hola Anaís, como diría Jack el Destripador, vamos por partes; las mujeres teneis tendencia a fijaros en el hombre atrevido, descarado, chulito, resultado: en el noventa por ciento de los casos, os abandona con las infidelidades correspondientes, o lo mandaís a paseo hartas de mentiras, desprecios y tomaduras de pelo. Es entonces cuando os caéis del caballo como San Pablo, veis la luz, y acabais con lo que tu llamas un hombre bueno, que igual no es tan excitante, pero por lo menos es de fiar, que no es poco.
Me imagino que son evoluciones personales, para ganar antes hay que perder.
Lo de que sea mitad y mitad, como dicen en mi pueblo, no se puede sorber y beber al mismo tiempo.
Perdón por la extensión del comentario.
Cuídate mucho y hasta pronto.
Un abrazo

Francisca dijo...

EQUILIBRIO!!! jajaj esa es la receta mágica según yo.
Me gustan los inteligentes, pero que no sean tontos graves (onda tipos amorosos pero no mamones, chistosos pero ubicados)
Me gustan que sean guapos, pero debo sincerarme... soy re cartucha hacia adentro. Eso solo juega conmigo, soy más bien calmada en el plano sexual, y no sé por qué, solo soy así. Por ender prefiero a un tipo bonito y bien vestido, que a un seudo homero simpson pero sin tanta guata que te ponga a mil. Una vez tuve un pololo así y me causaba rechazo... next! jajaja XD
Lo mejor es el equilibrio, y me gusta la igualdad en la monotonía, no en todo orden de las cosas, sino, que fome no poder compartir algo distinto con el otro!!! :S
Nico es para mi todo lo que quiero, con sus defectos e imperfecciones. Hay amore y una sensación sana de que las cosas están tranquilas pero poco monótonas :D
Saludos!!!

Michelle dijo...

gran dilema!!! si igual nos gustan los malos, yo no sirvo para un hombre que no tenga ese encanto ... es no se que que te hace daño y sabes que esta mal pero que te apasiona ... obio que todo su limite ... EQUILIBRIO como dijo alguien en otro post ... no viviria con alguien que no me agarre y me de su buen agarron de la nada ... pero tampoco viviria con alguien que lo hiciera todo el rato! ..

necesito alguien ... perfecto? jajajaja
besos

Anaís Sandiego dijo...

Mely: tienes toda la razón. Se me olvidó poner lo del sentido del humor, que un tipo fome es insoportable.

Lágrima Perpetua: ellos tienen un dicho que me hace reír: buscan una mujer que se comporte como dama en las fiestas, como dueña de casa en la cocina y como puta en la cama; sin embargo, se quejan de que siempre terminan con una que es una dueña de casa en la cama, una dama en la cocina y una puta en las fiestas... ¡Jajajaja! No sé dónde estarán buscando sus mujeres esos hombres, pero claramente están mirando mal.

Blanky: sí, el frío me tiene congelada las pocas neuronas que aún me funcionan después de la pega. =P Concuerdo contigo en que todas buscamos hombres distintos, pero es muy común que terminemos peleándonos por los mismos... Que generalmente son los que menos valen la pena.

José Carlos: ¡no te preocupes por el largo del comentario! Me gustaría que la cosa fuese así de sencilla: si sólo existieran hombres muuuuy buenos y hombres muuuuy descarados, la tendríamos sencilla: nos casamos con el bueno y tenemos de amante al descarado, ya que el bueno siempre nos va a perdonar. Pero suele ocurrir que el descarado a veces es tierno (lo que provoca una tremenda confusión) y que el tierno es a veces descarado. Definitavemente, la vida no es como una caja de bombones: parece más bien una piñata con muchas golosinas a punto de vencer. Un abrazo.

Francisca: tienes razón, el equilibrio es algo muy deseable, aunque difícil de encontrar. Qué bueno saber que hay mujeres felices con sus hombres, eso me hace mantener las esperanzas, ¡jajaja!

Michelle: uf. Equilibrio, perfección, que no tenga mucho de esto ni de lo otro... Parece que las dos vamos a pasar buscando muuuuucho tiempo =P

Abrazos a todos y gracias por pasar. ;)

Honeyinyourcoffe.- dijo...

detesto la 'caballerosidad'en exceso, necesito esa cuota de brutalidad que mencionabas jajaja. También que tengan sentido del humor y paciencia ante mis graves cambios hormonales, los cuales, me hacen estar sensible un día y odiosa el otro, quien nos entiende?.
Hay que buscar el equilibrio, aunque sinceramente, cuesta mucho.

saludos :)

Anaís Sandiego dijo...

Honeyinyourcoffe: Al parecer ni siquiera nosotras nos entendemos... ¿Cómo podemos pedirles a ellos que lo hagan? Si cumplen con esos requisitos mínimos (3 ternura + 1 brutalidad + 3 paciencia + 5 sentido del humor) creo que tendríamos más que suficiente...

Polin dijo...

Comparto lo de Mely...a mí me gustan así los hombres..es más el mío es así jajjaja lo máximo, travieso pero bueno!!!

Laura dijo...

No es en mala, pero me carga este tipo de conversación. ¿Están hablando de personas ó de cocinas, autos, casas? Es como si existiera la posibilidad de encargar pareja por catálogo. "Ay, si, yo quiero uno tierno, caballeroso, apuesto, atlético, travieso y que no babee la almohada."
Pft, por favor. Es por este tipo de prototipos que después te encuentras con "sorpresas". Como que el muy correcto te fue infiel, que el travieso es un celoso acosador, que el varonil es un machista. ¿Por qué mejor no hablar de los detalles que nos cautivan, en vez de imaginarnos que existe un solo ser "ideal", "perfecto" para nosotras?
Yo empiezo: una bonita e interesante sonrisa, un bagaje musical decente y un cuerpo proporcionado atrapan (por separado) mi interés.
PD. Disculpa la patudez, Anaís pero cuando te quejas de que con Julián el único escenario amatorio posible era la cama... ¿Por qué tú no le "sugeriste" algún otro sitio? Alguna visita inesperada en la ducha, un ataque calculado en la cocina, un "round de cariño" en el auto...?

Alicia La-Monógama-en-Serie dijo...

Debo decir que detesto cuando tratan ese "dilema" en ciertos blogs, porque no me puedo sentir menos identificada. Soy de la idea de Mely, el tipo bueno y caballero pero con chispa si existe, lo que pasa es que en la vida una tiende a encontrarse muchas veces con los extremos (yo creo que en parte porque los buscamos) y a quedarse ahi, dividida entre dos polos al parecer opuestos.

Me acorde de un video malisimo de la Pilar Sordo (que al parecer esta en youtube porque he visto a varios hombres linkearlo como parte de su estandarte de que las mujeres somos weonas) en el que habla del pensamiento magico de las mujeres y como siempre buscamos algo que no existe.
Pero creo que en el tema de los hombres no debiera ser tan asi, lo que cada una quiere y busca si existe, y es precisamente lo que encontramos... es que muchas veces no sabemos lo que queremos, o que tenemos derecho a exigir un termino medio. A mi el tipo guspo pero rudo, malo y travieso en realidad no me atrae porque dadas mis experiencias lo asocio inmediatamente a un saco de weas que seguramente es egolatra y maltratador y lo peor es que muchas veces efectivaente es asi. Aun espero encontrar la excepcion que me confirme la regla, jaja.
Abrazos!

webero dijo...

justo acabo d postear sobre los chicos malos jaja,,

tienes razon,, muy bueno no es bueno jaja,,,

malazo lo q cuentas d julian xd,,,

saludos,,,

Leonardo dijo...

Tanto como la fisica nuclear, creo que en vez de sacar porcentajes de que necesita uno u otro es un 90% suerte. el resto es poder sacarle potencia a la relacion.
Algunos afortunados (me incluyo) encontramos ese extraño embutido de todo lo que queremos, pero creeme, definitivamente no fue porque me puse a pensar cuanto de cada cosa tenia que tener.
Obviamente uno siempre tiene que poner lo mejor y escuchar sugerencias... de todo tipo...jejeje
Saludos!

Anaís Sandiego dijo...

Polin: eres una mujer con suerte, el resto seguimos confiando en encontrar un trébol de 4 hojas... jeje.

Laura: tienes razón, quizás sonó así, pero no era la intención.
Ay mujer sí se lo sugerí, e incluso tuvimos unas 'previas' en otros lados, pero al final siempre (siempre) terminábamos en el 'ring de 4 perillas'.

Alicia: es cierto, qué rabia cuando quedamos por tontas por esas conclusiones simplistas. Obvio que el tema es mucho más profundo, pero por el momento lo traté de manera light.

Webero: en cuanto llegue a mi casa, veo tu blog. ¡Besos!

Leonardo: una piensa y piensa y al final es pura suerte... no sé si eso me sube o me baja el ánimo... jeje.

Blogger Pechocho dijo...

Hay que ser impredecible. No guardar una forma única e inequívoca de ser. Por más que los Zodiacos hablan de estilos y rasgos definidos, hay que luchar contra eso.

No obstante, sí hay cada espécimen que se casa de manera rotunda con un rol. Y qué flojera! Pero hay siempre un roto para un descosido: dios los junta, y la monotonía los une...

Igual pasa con los que tienen vidas y ritmos más destrabancados.

Creo que en gustos se rompen géneros. Y en esa búsqueda radica el sabor de la vida..Mmmm, rico!

Beren dijo...

Sera que a veces un hombre debe ser tan tierno como el propio Principio de Exupery y en otras ocasiones ser tan canalla como el Marques de Sade?

Espérame en Siberia dijo...

Yo sólo sé que nunca será bueno generalizar. No todas las mujeres "buscamos" lo mismo en los hombres porque no todas tenemos las mismas necesidades.
Lo mismo les pasa a los hombres y a la humanidad en general.

Las relaciones humanas son tan complicadas justo por eso: porque no todos necesitamos o queremos lo mismo del otro; y es difícil hallar la zona neutral en el péndulo cuando la mayoría de la gente empieza una historia con otra persona sin saber lo que NO quiere o lo que necesita.
Al final, ahí está la clave.

Saludos.

nadasepierde dijo...

Capaz depende del hombre, porque cada uno genera algo distinto, y no pasa porque sea atento, bestia, impecable o medio chancho....por eso es que andamos como péndulos.
Lo que si aprendí es que nunca habria que enamorarme de un seductor, porque asi como me seduce a mi seduce a todas, no puede vivir sin andar seduciendo. Y eso a la larga es para kilombo.
Beso

Yo, la que olvidaste.- dijo...

U.u realmente.-
Creo que cuando encuentre un equilibrio entre un hombre caballero y un hombre rudo, prometooooooo no dejarlo ir wuajajaja, pero sinceramente siento que ese hombre no existe =(. Nos empeñamos en encontrar ese principe azul o ese hombre de peliculas romanticas, cuando realmente estamos consciente que...No existe ¬¬
Deberemos conformarlos con los reales no más y abrir bien los ojos para que no nos mientan!!
Un abrazo.-

Anaís Sandiego dijo...

Blogger Pechocho: me encantan tus comentarios... se me ocurre que debe ser muy entretenido conversar contigo... jeje. Un abrazo.

Beren: vaya combinación literaria... pero ¿el Marqués no será mucho?

Espérame en Siberia: muy ciertolo que dices. Al final uno puede hacer mil teorías, pero si aparece Mr. Right, todo se va al tacho... jeje.

Nada se pierde: difícil no caer seducidas ante un seductor. Además que hay algunos que no lo parecen a simple vista :S

Yo, la que olvidaste: yo creo que no existe uno perfecto, sino uno perfecto para nosotras.. sigo esperando.

Saruki dijo...

Lo que escuché de la psicóloga Pilar Sordo.. mujeres con... "Pensamiento Mágico".

Saludos Anaís!

Anaís Sandiego dijo...

Saruki: ufff... ¡ese video! No sé bien si reír o llorar... jeje. Creo que escribiré algo al respecto. Saludos :)

Anónimo dijo...

http://site.ru - [url=http://site.ru]site[/url] site
site

Publicar un comentario | Feed



 
^

Powered by BloggerEl Diario de Anaís by UsuárioCompulsivo
original Washed Denim by Darren Delaye
Creative Commons License